domingo, 08 diciembre 2019, 13:57
Miércoles, 13 Noviembre 2019 04:39

Brasil y Cuba: dos días para la historia

Escrito por  Giusette León García / CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

Un día va Bolsonaro a la ONU y pretende que la historia no existe: vota contra Cuba. Al día siguiente, la historia, vestida de justicia, se le lanza a la cara, amenazante: Lula libre.


Un día un presidente olvida la voluntad del pueblo, al siguiente Brasil celebra con su líder y Cuba lo acompaña.

¿Será eso lo que le duele a Bolsonaro? Que esta isla cree en Lula, que lo ha apoyado cada minuto, que ha denunciado la injusticia sin pelos en la lengua. Así, pensando, también puede venir la rabia de Bolsonaro desde la bondad con que nuestros médicos salvaron vidas en medio de la Amazonia y la dignidad con que regresaron a la patria. Quizás no nos perdona que, además, le pusiéramos los puntos sobre las íes cuando él cobraba por destruir al pulmón del planeta.

Hasta podríamos creer, para darle un voto de confianza a su cultura general, que este hombre no puede con la amistad de Fidel y Frei Betto. Que le pesa y le asusta esa siembra de lecciones sobre soberanía, antimperialismo y resistencia, ese legado que el propio sacerdote e intelectual brasileño explicó al periodista cubano Elson Concepción:

«Es una figura que ha marcado profundamente la historia del siglo XX, porque le tocó liderar un proceso revolucionario y hacer de Cuba el único país socialista de occidente.

«Pero no es solo el hecho de que la Isla haya roto con las amarras del sistema capitalista, lo más importante es que el país está muy cerca de Estados Unidos y sufre toda la presión, con todos los sabotajes y atentados que el mismo ha sufrido. Con todo eso Cuba ha resistido».

Sin embargo, todo eso es demasiado contenido para ese Bolso tan pequeño. Las habilidades de Jair no van más allá del dictado. Cuando Bolsonaro votó en la ONU a favor del bloqueo, solo estaba tomando ejemplarmente el dictado de su ídolo Donald Trump, por quien ha dicho, sin vergüenza, que está cada día más apasionado.

Y así es la vida: Bolsonaro apasionado por Trump, Brasil apasionado por Lula. Cuba celebrando las dos victorias: la de la ONU y la del pueblo brasileño que recupera la esperanza y abraza nuevamente a su líder auténtico. La historia no se deja ignorar; a veces, muchas veces, se hace justicia.

Visto 669 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar