domingo, 08 diciembre 2019, 14:01
Sábado, 16 Noviembre 2019 05:44

La Habana de todos, la gran Habana

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)

Medio milenio cumple una ciudad que ha entregado mucho a la nación y al mundo. De ella, Eusebio Leal ha dicho: Incluso decadente, cuando tú la tocas, resucita.  

Alguna vez lo escribimos: Esta ciudad parece atrapada por su historia. Casi medio milenio, piedra sobre piedra. Recorrerla es seguir un itinerario de siglos: desde los grises caserones de la colonia, pasando por los palacetes y apartamentos de la república, hasta los edificios multifamiliares de la contemporaneidad.


En antiguas residencias aristocráticas suelen vivir hoy muchas familias humildes. Es La Habana profunda, La Habana de los agudos extremos: pared con pared habitan profesionales con obreros con artistas con vagos con delincuentes con militares con jubilados… Entramado familiar variopinto, renuente a clasificaciones.

alt


«La Habana tiene muchos centros históricos. Yo ya he renunciado a hablar con sentido absoluto del centro histórico. El centro histórico es quizás un punto de partida. Pero hay muchos puntos de partida: en el Cerro, en Marianao, en Miramar, en la Víbora, en Diez de Octubre, en San Francisco de Paula» —ha dicho el historiador de la ciudad, Eusebio Leal.

alt


Y claro, hay muchas Habanas. Está la urbe limpia y sofisticada de la costa del oeste, erizada de hoteles y casas de apartamentos. Está el Vedado, cosmopolita y bullente, donde coexisten los altos edificios y las grandes casas de familia, donde el tráfico es intenso en algunas calles y en otras es la tranquilidad y la sombra. Al este está la gran ciudad albergue: miles de apartamentos construidos después de la Revolución, impersonales en medio de una urbanización anárquica. Y están las playas, y los demás repartos obreros, y el centro histórico reconstruido, y el centro histórico por reconstruir, y los lujosos repartos residenciales a los que hay que llegar en automóvil, y los complejos monumentales, y el gran parque metropolitano, y los grandes parques de la periferia, y el puerto, y las fábricas, y las fortalezas añosas, y los descampados, y los barrios de llega y pon…


«Todo el que llega a La Habana —afirma Leal— dice “¡Qué maravilla! ¡Qué misterio! ¡¿Qué ciudad es esta?!” Incluso decadente, como está La Habana, cuando tú la tocas, resucita. Donde quiera que la toques, excepto lo que cae vencido, que siempre será menos de lo que se ha perdido en este continente; en aras de una modernidad mal interpretada, se demolió bárbaramente».

alt


Esta, en definitiva, es una ciudad grande, multicolor, polirrítmica, contradictoria, desafiante… Esta es una ciudad que se ama o se odia, que acoge o rechaza. Esta es una de las ciudades más singulares del mundo, de las más famosas, de las más mentadas en libros y canciones. Esta es una de las ciudades más hermosas. Hermosa, incluso, en esa decadencia dolorosa, que algunos desde afuera asumen romántica, pero que desde dentro puede ser incluso trágica.


«La Habana, por una serie de acontecimientos, ha permanecido en su urbanismo y en su esplendor, hasta hoy. Lo que hay es que tocarla con amor e impedir su “arrabalización”. Y sobre todo: hay que cuidar de los que viven en ella», dice el historiador.


Algunos sueñan una ciudad futura, una ciudad posible, que ahora mismo, por el imperio de las circunstancias, parece esquiva.

alt


Pero La Habana, según Leal, no merece no ser denostada perennemente, como si fuera una ciudad estéril. «No, esta ciudad ha dado mucho. Hace falta que se vea lo que hace la cultura cubana desde esta ciudad. Es el aniversario 500 para un ballet, para toda la música cubana, para la poesía, para la tradición jurídica… Pero esta también es la ciudad de los alfabetizadores, la ciudad de los macheteros, la ciudad de la milicia gloriosa e irreductible, la ciudad de los estudiantes, la ciudad de los obreros, donde nacieron los movimientos políticos…»


De cualquier forma, digan lo que digan los románticos, una ciudad es mucho más que sus edificios y sus monumentos. Una ciudad es, sobre todo, su gente.


La Habana cumple 500 años. Es y no es la ciudad que quisimos. Será o no será la que deseamos. Pero es nuestra, la hacemos nosotros como la hicieron millones a lo largo de los años. Es la ciudad que reinventamos todos los días, a toda hora.


alt


alt

Visto 861 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Noviembre 2019 19:53

La capital de Cuba es la suma de todas las historias de quienes la habitan, por tanto, estamos todos de aniversario.

Desde anoche, la céntrica vía capitalina cuenta con más estrellas de las que el cielo le regala; ello, gracias al alumbrado artístico donado por la ciudad italiana de Torino.

CubaSí comparte nuevamente instantáneas de La Habana.

Cada vez falta menos para que la capital de Cuba llegue a su medio milenio, y muchos son los habaneros que se alegran desde su anónima cotidianidad.

Comentarios  

 
#3 UNA TARDE DE NOVIEMB 19-11-2019 11:37
Amigo Arquero...... estuve en el Casco Histórico,..... . pero lo que sucedió en Cuatro Caminos,..... lo cual en definitiva resultó gestión de antisociales... ... nada tiene que ver con el espiritu de desarrollo de los buenos ciudadanos..... .. entre los cuales, por supuesto....... . también se encuentra usted.
Cuatro Caminos tiene que quedar como una experiencia.... .. para caer con todo sobre los antisociales,.. ..... y el gobierno la fiscalía y el MININT...... tienen potencial para ello...... todo es cuestión de emprender esa cruzada....... de forma radical.
 
 
#2 Arquero 18-11-2019 14:07
¿Tarde de noviembre usted estuvo en la apertura del Mercado de Cuatro Caminos? ¿Habia esperanza por allí para llenarse?
 
 
#1 UNA TARDE DE NOVIEMB 18-11-2019 09:50
El sábado vi una Habana....... que me llenó de esperanza.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar