domingo, 15 diciembre 2019, 03:48
Lunes, 02 Diciembre 2019 07:33

Esgrima cubana: Encrucijada entre touchés, rankings y Tokio

Escrito por  Harold Iglesias Manresa / CubaSí
Valora este artículo
(8 votos)
Yunior Reytor es, desde hace varias temporadas, el mejor exponente de la espada masculina. Yunior Reytor es, desde hace varias temporadas, el mejor exponente de la espada masculina. Foto: Osvaldo Gutiérrez / ACN

En definitiva, fue Iriarte, el único exponente antillano de esa disciplina en la Ciudad Maravillosa, y de cara a Tokio, donde pugnarán 212 esgrimistas todos los esfuerzos están dirigidos a posicionarse en el escalafón, el cual cerrará el 4 de abril del 2020. 


Muy pocos recuerdan el paso del sablista Yoandri Iriarte por los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Menos, incluso conservan el 7-15 adverso ante el sudcoreano Kim Jung-hwan, entonces número uno del ranking Mundial de esa arma.

En definitiva, fue Iriarte, el único exponente antillano de esa disciplina en la Ciudad Maravillosa, y de cara a Tokio, donde pugnarán 200 esgrimistas todos los esfuerzos están dirigidos a posicionarse en el escalafón, el cual cerrará el 4 de abril del 2020.

Una rápida mirada a nuestras principales cartas arroja que, en la espada, el arma de mayor empuje y competitividad desde hace poco más de tres ciclos, la experimentada Yamilka Rodríguez (puesto 127-12.00 unidades) es la mejor posicionada en feudo de la hongkonesa Vivian Wai Man Kong (181.00 ptos). Diamelys González (175-7.00), y Seily Mendoza (262-2.50) completan el tridente de mayor empuje.

En el sector varonil Yunior Reytor (43-41.250) es el mejor posicionado, seguido por Reynier Henríquez (108-15.00), y Luis Enrique Patterson (152-8.750).

Lamentablemente este elenco, el de alguna opción latente de clasificarse de conjunto, perdió esa posibilidad pues Luis enrique Patterson, el miembro más joven de la escuadra que se disponía a cruzar aceros en pos de acariciar una posible clasificación en la Copa del Mundo de Berna, Suiza, abandonó al equipo sin asestar siquiera el primer touché.

Ciertamente es la espada el arma que mayores chances de clasificación poseía, amén de la estrecha agenda competitiva internacional que poseen sus exponentes, cuestión que nos golpea muchísimo a la hora de tener aspiraciones reales y ubicaciones de respeto en los listados del orbe.

Por ejemplo, el elenco masculino recala en el lugar 21 del ranking (96 puntos), antecedido en América por Estados Unidos (10mo-206.00), y Venezuela (15to-142.00), como parte de una lid que acogerá a ocho colectivos por arma, a razón de los cuatro mejores del ranking; el siguiente equipo mejor posicionado de cada zona (África, América, Europa y Asia-Oceanía) siempre que esté entre los primeros 16. Si una zona no posee equipos clasificados entre el 5 y el 16, la nación mejor posicionada accederá, independientemente de su área geográfica.

El panorama de las chicas muestra a Estados Unidos en el cuarto peldaño (286.00), Canadá (16-130.00), Brasil (17-110.00), Venezuela (20-80.00), Argentina (29-52.00), México (31-46.00) y a continuación Cuba (35-38.00) por lo que se antoja casi imposible que las alumnas de Ramón Loyola puedan colarse de esta forma.


Ahora se reducen considerablemente las opciones de hacer el grado para los restantes espadistas de la Mayor de las Antillas, obligados a un sprint individual en cada una de las opciones competitivas que les resten antes de abril, las cuales conocemos de manera anticipada reposan en lo bien escaso.

En el caso de las damas,Alhjadis Bandera señaló al semanario Jit que se empeñan en la organización de la Copa del Mundo de Espada (f) que acogerá la Ciudad Deportiva capitalina en enero del 2020.

Certamen sen el cual se chocarán aceros tanto en individuales como por equipos. dicho escenario se antojará ideal para nuestras espedistas, igualmente inmersas a sangre y fuego en la lucha por su clasificación. Tratándose del evento que abrirá el año competitivo de seguro estará plagado de estrellas mundiales.

A propósito de la posible clasificación, Jaine Hernández, entrenador de los hombres, manifestó a CubaSí:

“Después del oro de conjunto en Lima, no podemos detenernos. Nos enfocaremos en la clasificación olímpica, la cual es por ranking. Pasan los cuatro primeros, el mejor de cada continente o zona geográfica, y los restantes, en un clasificatorio extra.

Solo con asistir a las competencias, obtendríamos puntos, y ellos cederán terreno después de este torneo. Si las cosas se mantienen, disputaríamos con Dinamarca la inclusión entre los 16 seleccionados que estarían presentes en Tokio. Un rival accesible, pero hay que esperar a ver qué sucede en los próximos meses”.

Definitivamente el fenómeno del éxodo de deportistas continúa golpeándonos en cualquier disciplina, no solo en el béisbol, voleibol y otros deportes colectivos. De hecho, la nacionalización de atletas cada vez cobra mayor auge, en un afán de ganar a toda costa y siempre con móviles mercantiles tras bambalinas.

El prisma de las restantes modalidades se antoja más escabroso.

No aparecemos entre las primeras cuarenta naciones del escalafón por equipos, e individualmente la mejor situada es la zurda Daylén Cristina Moreno (166-6.00 rayas).

No difiere mucho el panorama entre los varones. No creo que no estemos entre las primeras 50 naciones del planeta en materia de elenco, pero la realidad punteable así lo refleja. En consonancia, individualmente Humberto Luis Aguilera (243-2.50) se coloca bien distante de la verdad.

Cierra el sable esta mirada objetiva. Como calco del florete, debido esencialmente a la inactividad y ostracismo que poseen nuestros sablistas en lides foráneas que punteen, ninguna de nuestras armadas aparece entre las 50 punteras.

Como aderezo, en solitario, aparece entre los chicos al fondo del corredor Hansel Rodríguez (279-1.250 unidades); en tanto la chica menos alejada del panorama objetivo es Leidis Maris Veranes (127-10.00), seguida de Aimara Tablada (222-2.500).

Cuba y la nostalgia por touchés de rigor supremo. El último recuerdo de podio llegará a sus 20 años. Data de Sydney 2000 cuando el elenco de espada varonil compuesto por Nelson Loyola, Cándido Maya, Carlos Pedroso e Iván Trevejo se agenció bronce.

Dudo que Tokio sea el momento para la resurrección de la esgrima cubana, pero lograr clasificar al menos a alguno de nuestros principales exponentes, traería consigo cierto beneplácito. Habrá que esperar a abril para constatar qué sucederá.

A continuación, las armadas punteras del escalafón en florete y sable, además de los mejores posicionados de América:

Florete (m): 1- Estados Unidos (436.00).
        (f): 1- Rusia (412.00)
                    4- Estados Unidos (304.00).

Sable (m): 1- Sudcorea (424.00)
                  8- Estados Unidos (219.00).
           (f): 1- Rusia (390.00)
                 6- Estados Unidos (246.00).

Visto 508 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar