lunes, 24 febrero 2020, 07:24
Jueves, 13 Febrero 2020 06:20

¿Quiénes están interesados en hacer creer al mundo que en Cuba existe un clima de inseguridad y violencia?

Escrito por  Raúl Antonio Capote/ Granma
Valora este artículo
(3 votos)
La Policía Nacional Revolucionaria ha protagonizado en múltiples ocasiones la devolución a los estudiantes de objetos sustraídos en escuelas. La Policía Nacional Revolucionaria ha protagonizado en múltiples ocasiones la devolución a los estudiantes de objetos sustraídos en escuelas.

El bloqueo provoca escasez, el consumo es afectado, se crean sentimientos de ansiedad constantes, los medios contrarrevolucionarios intentan conectar a las personas al odio. Hemos sido educados siguiendo principios de humanismo y justicia. El odio no construye. No nos dejemos manipular

El martes 11, a las 12:26 p.m., un mensaje recorría las redes digitales despertando el interés de miles de personas, una internauta escribía en Facebook: «Acabo de ver algo estremecedor», y narraba emocionada la actuación valerosa y digna de una oficial de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). «Sola, contra una turba enardecida decidida a linchar a un violador, ella, sin más escudo que su cuerpo, cumplió con el deber (…) de proteger su vida, para que la justicia le aplique la ley».

Al momento, cientos de personas compartieron y comentaron favorablemente el mensaje, y el video subido a su canal por el youtuber Guerrero Cubano, el cual motivó el escrito de la internauta.

En el material de Guerrero Cubano se podía apreciar la actuación decidida y justa de nuestra Policía el día 8 de febrero, en Santiago de Cuba, procediendo acorde con la ley, llevando a cabo la detención de una persona a la que se acusaba de haber cometido un crimen monstruoso: la violación de una niña menor de ocho años, mientras un grupo agredía a los agentes del orden que, a pesar de la compleja situación, jamás perdieron la calma y actuaron con suma profesionalidad.

En el transcurso de estos hechos comenzaron a aparecer en las redes llamados a linchar, incendiar, destruir, a enfrentar a la policía. Gente inescrupulosa, aprovechando el dolor de los familiares, amigos y vecinos de la víctima, llamaban a sembrar el caos y acusaban a la pnr y al Gobierno de «proteger» al violador.

El crimen, inusual en nuestra Isla, despertó la indignación y la ira del pueblo, en un país donde el respeto a la infancia es una esencia y no una consigna.

Los llamados a la violencia y al desorden utilizando las redes digitales, mensajes que aparecen con cierto grado de sincronización, de articulación, en los principales medios de la contrarrevolución, no pueden ser casualidad. Aparecen en los mismos medios que apoyaron a los mal llamados «clandestinos» que intentaron manchar la inmaculada imagen del Apóstol de Cuba, José Martí, los mismos «falsos demócratas», los mismos mercenarios, buscando, desde la manipulación de la sensibilidad de un caso como este, involucrar a personas del pueblo en actos contra sí mismos.

Los mecanismos del caos y la violencia

La guerra económica contra la Isla se incrementa, siguiendo el recurso de culpar a la víctima. Como bien dice el precepto de guerra no convencional, se debe tratar de «lograr el extraño resultado de que la víctima no solo no se queje, sino que termine culpándose a sí misma de su desgracia y aplaudiendo al verdugo».

El bloqueo provoca escasez, el consumo es afectado, se crean sentimientos de ansiedad constantes, los medios contrarrevolucionarios intentan conectar a las personas al odio, les mienten, las movilizan, manejan con destreza los hilos del rencor para convertir a las personas en una bomba de tiempo.

Se «prepara el terreno» con el objetivo de provocar una gran confusión mental, ante la avalancha de hechos, de mensajes, de falsas noticias. «Los ciudadanos caen en un estado de regresión tal que no pueden pensar racionalmente, ni proteger sus intereses», dicen los manuales de la CIA. En ese estado muchas personas son manipuladas con facilidad.



No por gusto los planes de subversión en la época de Obama no renunciaban a la guerra económica, al contrario, el proyecto Génesis, por citar un ejemplo, explicaba con claridad que había que «mantener con rigor la presión sobre la economía, para obligar al Gobierno a negociar en posiciones de desventaja»; era una mezcla de seducción cultural y ahogo económico.

Durante la presentación del proyecto de Resolución Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba, en Nueva York, el 7 de noviembre de 2019, el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, planteó: «En los últimos meses, el Gobierno del Presidente Donald Trump ha iniciado una escalada en su agresión contra Cuba, con la aplicación de medidas no convencionales, para impedir el abastecimiento de combustible a nuestro país... Su objetivo, además de afectar la economía, es dañar el nivel de vida de las familias cubanas. El Gobierno de Estados Unidos sí es responsable».

Alrededor de 187 acciones entre multas, sanciones y medidas contra el pueblo cubano se tomaron en 2019 con el fin de generar penuria, insatisfacción y el levantamiento contra el Gobierno, como bien quedó expuesto en el Memorando de Lester Mallory en 1960, que plantea provocar el desengaño y el desaliento en la población para facilitar el derrocamiento de la Revolución.

Nos quieren dejar sin combustible para el transporte, sin gas para cocinar los alimentos, quieren paralizar el país, y afectar la cotidianidad de la familia cubana para arrancarnos concesiones políticas. Necesitan mucho odio, necesitan miedo, precisan anularle el juicio a la gente, para que actúe de forma irracional, para anular sus defensas sicológicas, para acabar con su autoestima.

Cuba ha sido objeto de una sistemática campaña de influencia motivacional, pura y dura guerra sicológica, fabricada en los laboratorios de la cia, para construir un estado mental que lleve al pueblo a actuar más allá de toda lógica, que los mueva a ejecutar acciones agresivas, crear un estado de irracionalidad que pueda convertir al ser humano en una bestia y, en ese estado, científicamente manejado, intentar llevarlo al logro de la acción deseada por el manipulador.

Como repiten una y otra vez los ideólogos de las Guarimbas, del Maidan ucraniano, los George Soros y Gene Sharp, los chicos «internacionalistas» de Otpor: el objetivo es lograr que no quede nada más que el caos.

La narrativa de la indignación al servicio de los planes imperiales

En Bolivia, bandas de criminales amparados en la narrativa de la «indignación popular» por un supuesto fraude electoral, tomaron el control de las ciudades, realizaron bloqueos de vías públicas al estilo de los guarimberos venezolanos, quemaron instituciones, profirieron amenazas, cometieron asesinatos, torturas en la vía pública y humillaron a líderes sociales y políticos.

El modus operandi no es exclusivo en nuestra región. En noviembre de 2019, Irán sufrió una oleada de violencia que destruyó 730 bancos, 70 estaciones de servicio, 140 inmuebles gubernamentales y más de 50 bases de fuerzas de seguridad.

Detrás de este guion perfectamente elaborado estaba la cia, a partir de la focalización de las protestas, la escalada de la violencia, y el uso de reclutamiento de delincuentes para agredir a las fuerzas de seguridad.

En 2004, Srdja Popovic y Slobodan Dinovic, líderes de Otpor, crearon en Serbia el Centro para la Acción y la Estrategia No Violenta Aplicada (Canvas), atractivo y productivo negocio financiado por el Gobierno de EE. UU. El manual elaborado por estos gurúes del «golpe suave» explica en su introducción que «hay que generar focos de enfrentamiento con la policía y provocar la acción de las fuerzas de seguridad».

El manual Lucha no violenta: 50 puntos cruciales, se convirtió en la «Biblia» de los movimientos sediciosos y terroristas en los países árabes y en América Latina, tanto o más que los manuales de Gene Sharp, Bob Helvey y Ackerman, pioneros a nombre de la cia de esta estrategia, y sus preceptos han sido aplicados contra Venezuela, Irán, Ucrania, Siria, Bolivia, etc.

Génesis, proyecto de subversión político ideológica elaborado para Cuba, describía perfectamente este tipo de escenario: «Una vez declarada públicamente las intenciones del movimiento, reclutados los activistas altamente comprometidos, pasar a realizar acciones de calle que generen la acción represiva de las fuerzas de seguridad, de manera que se cree un estado de ingobernabilidad y caos que justifique, siempre a solicitud del pueblo de Cuba, la intervención de EE. UU.».

Lo que se levanta sobre el odio no se sostiene

¿Quiénes están interesados en hacer creer al mundo que en Cuba existe un clima de inseguridad y violencia?: la maquinaria del odio de Miami, la productora de lodo, que es profundamente antimartiana, que es lo mismo que decir anticubana; que desconoce un principio esencial del Apóstol, todo lo que pretenda levantarse sobre el odio no se sostiene. Martí era un revolucionario sin odio, por eso discrepaba de «los bárbaros que todo lo confían a la fuerza y a la violencia».

La PNR actuó conforme al derecho, en un país de leyes que respeta por encima de todas las cosas la integridad del detenido, detenido que no es culpable hasta que no es juzgado y condenado; actuaron conforme a la tradición aprendida de los fundadores de la nación, conforme a una Revolución que juzgó a criminales de guerra, a asesinos que cometieron crímenes atroces, torturaron y desaparecieron a miles de jóvenes cubanos; no se linchó a los torturadores batistianos, se les sometió a juicio con todas las garantías procesales. Así actuamos entonces y así lo haremos siempre.

El culpable de un acto tan atroz será juzgado y condenado, no nos cabe ninguna duda. Hemos sido educados siguiendo principios de humanismo y justicia que son esencia del «sol del mundo moral» al que aspiramos. El odio no construye. No nos dejemos manipular.

Tomado de Granma

Visto 1180 veces

Medios

Comentarios  

 
#7 MayoriaMoral 17-02-2020 17:13
Es digno de destacar la actitud de la policía que NO permitió que la multitud enardecida lincharan al delincuente a riesgo de su propia vida. Soy un defensor de la pena de muerte en nuestro país. Creo que aún no estamos preparados para que la justicia se abstenga de aplicarla y me explico. Hoy por hoy cualquiera te da una puñalada por un hecho mínimo como pisar un zapato en una guagua, eso no ocurría años atrás. Se ha desquebrajado la disciplina social y dar una puñalada es un intento de homicidio y como tal debe ser contemplado (15 años mínimo) no que a los 2 o 3 años el individuo está de nuevo en la calle haciendo de las suyas. La cárcel es un castigo para los que delinquen y no un lugar para pasarla bien. Hay quienes dicen que “allá dentro tienen guardado su cubierto para la próxima vez” Es una falta de respeto total. Perdóneme, es mi opinión. Creo no ofender ni molestar a nadie con mi posición. Saludos
 
 
#6 Carlos Mermelada 17-02-2020 16:20
Estos hechos son rechazados por todo el pueblo, y reconocer la labor de la PNR en evitar que se cometiera un crimen impune.
Se debe de continuar con los barrios debates con los temas relacionados con nuestras leyes en estos lugares.
 
 
#5 Loly Mar 14-02-2020 12:24
Con este tipo de articulos es que nuestra sociedad puede tratar la sintomatologia antes de que aparezcan los virus y es explicando y multiplicando los medios de recibir esa explicacion para que llegue, no solo a los cubanos indefectiblemen te revolucionarios , sino a los cubanos que ponen la patria y su tranquilidad por encima de las mezquinas "diferencias locales". Hay que llamarle a las cosas por su nombre y yo que ahora tengo la oportunidad por trabajar fuera de Cuba, de constatar cuanto mercenarismo miamero existe en las redes, puedo decir que debemos ser mas categoricos y nombrar con pelos y señales a esos generadores de odio que sabiendo o ignorandolo, estan propiciando un "caos ordenado" a favor del eterno y obsesivo objetivo gringo de doblegarnos y hacer implosionar nuestro sistema. Soy de las que se ha tomado este combate de ideas como mision paralela a mi mision de colaboradora medica y desearia que muchos en mi situacion y conociendo nuestra verdad, les salieran al paso con resolucion a toda la sarta de infames y busca-protagoni $$$mos, como 'Manolin el tal Medico de La Salsa, apagado e inexistente musicalmente y reconvertido en "vomito odioso" con diagnosis de coprolalia. No está solo el caballero, pues Miami les tuerce el brazo a otroras simpaticos animadores de la vida cultural nacional y otros,,, pues ni siquiera necesitan el brazo torcido, pues no tienen ni direccion, ni consistencia.
 
 
#4 santi 14-02-2020 10:45
es cierto que no debieron agredir a las fuerzas del orden, y estos, aunque no nos guste, estaban en su deber de proteger al bandido para que la ley lo juzgue, el pueblo indignado, arremetió contra el bandido, pero yo imagino que le apliquen la pena máxima al aberrante y abusador que trunco la vida de esta criatura que segun dicen tuvieron que sacarle sus organos reproductores porque la destruyó, todo el peso de la ley que caiga sobre este desgraciado y que dios me perdone
 
 
#3 carlosvaradero 13-02-2020 11:59
Coincido con Lili (comentario 1).
Hay que revisar nuestras leyes que a veces resultan demasiado benevolentes y flojas, estos no son tiempos de blandenguería ni paternalismos, pero también los miembros de la PNR deberían ponerse las pilas y actuar cuando la ocasión lo amerite en lugar de permanecer pasivos ante lo mal hecho.
 
 
#2 alexander 13-02-2020 11:08
La policia cumplió con su obligación de proteger al detenido. Pero no dejo de reconocer que es difícil ante un hecho como el presuntamente realizado por el detenido no querer arrancarle la cabeza.
Lo más importante que veo en este artículo es el llamado a no dejarse manipular por la maquinaria de odio y conquista Made in USA. Pero hay que tener en cuenta que hay mucha gente que no ven el noticiero ni ven las publicaciones de nuestro país. Sólo ven el paquete y las redes de mentiras que hablan mal de nuestro país.
 
 
#1 Lili 13-02-2020 09:31
Este es un hecho que no debio ocurrir pues es aberrante y es necesario aplicar todo el rigor de la ley en su máxima expresión en pos de garantizar la tranquilidad ciudadana y fundamentalment e de nuestros niños que como dijo nuestro ápostol ... nacen para ser felices...; pero tampoco es correcto tomarnos la justicia por las manos y mucho menos dejarnos manipular por la contrarevolució n que solo quiere acabar con nuestras conquistas.
Creo debemos revisar nuestro código penal y ser más rigurosos en contra de la violencia y otros males que estan tomando espacio en nuestras calles y solo provocan mayores malestares en la población, bastante tenemos con Trump y su pandilla
La actuación de la PNR merece todo nuestro apoyo, felicitaciones
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar