viernes, 06 diciembre 2019, 00:46
Viernes, 14 Diciembre 2012 16:48

Cultura es igual a desarrollo

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(2 votos)

Cualquier oportunidad hubiera sido buena, pero hoy es aun mejor por celebrarse el Día del Trabajador de la Cultura, para hablar de cultura comunitaria y participación social.



Fotos: Vladia Rubio

Cualquier oportunidad hubiera sido buena, pero hoy es aun mejor por celebrarse el Día del Trabajador de la Cultura, para hablar de cultura comunitaria y participación social.

Justo apenas hace dos días, la Comisión parlamentaria de Educación, Ciencia, Cultura y Tecnología analizó precisamente ese tema como parte de las reuniones previas al X Periodo Ordinario de sesiones correspondiente a la Séptima Legislatura.

Debatieron con responsabilidad y abundantes argumentos, persuadidos de la trascendencia del asunto por las contribuciones que de él pueden derivarse al desarrollo local y comunitario en el contexto de la actualización del modelo económico cubano.

Para nada se trata de una cuestión menor. La cultura comunitaria, entendida mucho más allá de lo artístico-literario, y la participación popular han de ser vistas como componentes integrados e inseparables de la sostenibilidad de nuestro proyecto social.

En ese sentido, Abel Prieto, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, comentó a la comisión sobre la importancia de ese trabajo para el cual hay que sumar a los delegados y a las Asambleas Municipales, porque se trata de conceptos muy revolucionarios e integradores, dijo.

A pesar de ello, todavía vemos la vida en las parcelas en que se estructuran los Organismos de la Administración Central del Estado, se lamentó. Pero para el ciudadano común carece de sentido cuál organismo o institución responde por un servicio, lo que a él le importa es recibirlo con calidad. “Tenemos que tener una visión más integral de los problemas y poner a la gente a pensar en la solución de los suyos propios”, sentenció Prieto.

Sin duda, promover el debate y una mayor sensibilidad sobre la relación entre cultura, participación y desarrollo local es decisivo en la actual coyuntura que vive el país porque la cultura, entendida desde la más amplia perspectiva, es hoy un valioso  potencial de desarrollo.

Dentro de esa potencialidad, resulta especialmente importante  fomentar una cultura de participación, asentada en los presupuestos de la Educación Popular, que fortalezca, como apuntaron los diputados, las capacidades críticas y propositivas de los diversos actores del entramado social. Así, se conseguiría una implicación más activa en la obra transformadora.

Ada Guzón, directora del Centro de  Desarrollo Local y Comunitario  (CEDEL), recordaba que las rendiciones de cuenta de los delegados y el tema de la atención a la población no son más que canales existentes en el municipio para la participación popular. Luego de comentar sobre la necesidad de integrar los factores, que actúan en cada localidad, a veces sin coordinación; apuntó que en e se sentido “no hay mucho que inventar –porque casi todo ya está escrito-.  Será la misma casa, pero con elementos nuevos, para poder funcionar en un contexto diferente”.

Que el país se decide en cada comunidad es una verdad sabida, de ahí que sea bien necesario concebir de un modo integral el quehacer de todos los que en ellas alientan.

El ministro de Cultura, Rafael Bernal, asegura que “se trata de un viejo tema y se hace evidente que tenemos que desmitificar al trabajo comunitario porque a veces con las mejores intenciones tenemos el don de complicar las cosas. Y el quehacer comunitario al que aspiramos no es más que una suma de voluntades que no están centralizadas en una sola persona. Constituye el resultado de ese grupo humano que defiende sus tradiciones, sus motivaciones, que trabaja en función de aspiraciones y necesidades.”

A partir de esas premisas deben enrumbarse los análisis y esfuerzos. Y hoy son bien propicias las condiciones porque además de un ejército de instructores de arte, de promotores culturales, existen los órganos locales del Poder Popular, y, sobre todo, los deseos de cambiar, de saltar esas “colosales barreras” como las llamara Raúl en su más reciente discurso, y que no solo se limitan al ámbito de la economía.

Visto 1156 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar