martes, 16 octubre 2018, 07:13
Martes, 06 Febrero 2018 21:02

Serie del Caribe: Cuba, a ritmo de triunfo y home club en semis

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

Rendimiento convincente, jugar a la pelota con profesionalidad. Esas han sido las divisas de los Alazanes de Granma en lo que va de Serie del Caribe y con su tercer triunfo, 6-3 sobre los actuales monarcas Criollos de Caguas de Puerto Rico, aseguraron una de las dos primeras posiciones en la etapa preliminar y la posibilidad de jugar como home club en el cruce de semifinales.


Se desata la aritmética de posibles duelos, pues al momento de usted leer estas líneas las Águilas del Cibao de República Dominicana se medían a los eliminados anfitriones Tomateros de Culiacán. De vencer los de Quisqueya Cuba sería segunda y se mediría a los propios boricuas, en tanto de ceder los dominicanos caerían a la cuarta plaza y entonces pasarían a ser nuestros oponentes.

Cualquiera que sea nuestro adversario será una batalla en extremo crucial, para la cual el diestro Lázaro Blanco será el abridor designado por Carlos Martí.

Recordemos que ese mismo balance de 3-1 exhibieron los Alazanes en la versión precedente del certamen, antes de caer 0-1 en semifinales frente a las Águilas de Mexicali. Por cierto, exhiben los nuestros balance de seis éxitos y tres fracasos en las dos últimas ediciones. Respetable, ¿cierto?

El cara a cara con los de la Isla del Encanto

Fue un juego de poder zurdo combinado desde el box. El abridor Ulfrido García, pese a soportar tres anotaciones, todas derivadas de jonrones en solitario, estuvo a la altura de las exigencias. Después que el temible tercer madero Anthony García le despachara cuadrangular, logró retirar a 10 rivales en línea, apoyado en buen control sobre sus lanzamientos, y recta que llegó a medir 93 millas. Tal fue la eficacia de su comando de envíos, que únicamente regaló una base por bolas.

En el quinto recibió dos bambinazos en línea y desde mi perspectiva, ante la disminución de la velocidad y el dominio mermado, no debió de haber iniciado el sexto, en el cual lo saludaron con par de cohetes en línea.

Quizás el haberlo dejado para que caminara más, estuvo en consonancia con el hecho de que Cuba tiene un bullpen menor al de sus contrarios en materia de efectivos, y de cara a la semifinal Martí quiere preservar a la columna vertebral de su staff lista para cualquier situación de juego que se pueda presentar. De ahí la necesidad de que caminara lo más posible.

En su rescate, como en su versión más impecable, esa que le mereció aparecer en el roster de nuestra armada en dos Clásicos Mundiales, llegó el también siniestro Leandro Martínez. Su curva de hasta 67 millas rompiendo en zona, y el contraste con su recta de 85-86 sacó de tiempo a la mayoría de los bates puertorriqueños, a tal punto de que retiró a ocho por su orden e igualmente solo otorgó una transferencia.

Leandro apareció en la baja del sexto en una situación volcánica: juego empatado a tres, corredores en primera y tercera y colgó un cero insospechado, apoyado en una jugada de doble matanza. El mismo guión se utilizó para sellar el choque en la baja del noveno.
Madero en ristre la ofensiva de la Mayor de las Antillas despertó, con 11 inatrapables, de ellos seis a la cuenta de Frank Camilo Morejón (jonrón y doble), Raúl González (continúa siendo referente ofensivo), y Roel Santos, un hombre proa ideal, situado entre los primeros a tono con su promedio ofensivo.

Eso sí, en el choque semifinal será de vital importancia el aporte de la tanda alta, especialmente Gracial y Cepeda, en su condición de tercer y cuarto maderos. Avilés se ha visto bien, por lo que la batería antillana, de mantener el nivel evidenciado, está apta para contender con el rigor del pitcheo al cual le corresponda medirse, ya sea el de Quisqueya o el boricua.

Otro elemento a tener en cuenta es el hecho de que las variantes empleadas hasta este minuto por Martí y su cuerpo técnico, han rendido los dividendos deseados. El experimentado manager tiene una suerte de estrella ganadora y pese a tener que improvisar esquemas a la defensa en más de una ocasión como la del propio Gracial en el right field, la defensa antillana ha estado hermética, con solo dos marfiladas.

Un elemento sí es innegable: la confianza que Martí deposita en sus jugadores con esa calma que posee para tomar cualquier decisión.

Así, el pitcheo cubano por ejemplo, fue el mejor de una ronda eliminatoria en la cual la media de limpias permitidas fue de casi seis por cada nueve entradas. Sin compilar los choques de hoy, específicamente 5.62.

Así se vislumbra el panorama. Los aficionados más optimistas, al igual que el año pasado, retoman el sueño de ver a los Alazanes de Granma y de Cuba coronarse. Lo cierto es que de continuar mostrando el nivel de juego exhibido hasta este minuto y sus pitchers controlar las potentes baterías contrarias, tienen sólidas opciones de al menos discutir el cetro, pues ya de inicio evitaron un cara a cara con los poderosos Caribes de Anzoátegui venezolanos.

El terreno dirá la última palabra a partir de este miércoles. Ansioso al igual que usted amigo mío, termino estas líneas frente al televisor, esperando el desenlace del Tomateros-Águilas Cibaeñas, para saber oponente y horario de juego de nuestras huestes este miércoles. La verdad, como siempre sucede, la dirá el terreno. Por ahora Jalisco no se raja, ni los Alazanes tampoco, galopan hacia…

Visto 758 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar