jueves, 21 junio 2018, 04:15
Miércoles, 07 Marzo 2018 06:35

De Birmingham a Barranquilla: Luz atlética y meses de esfuerzo

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Juan Miguel Echevarría, uno de los principales talentos del atletismo cubano Juan Miguel Echevarría, uno de los principales talentos del atletismo cubano Daniella Matar

Inglaterra vuelve a la normalidad. La afición deportiva de buena parte del planeta vuelve su mirada nuevamente hacia los octavos de final de la UEFA Champions League, pues en Birmingham cayó el telón de la edición 17 de los Mundiales de atletismo bajo techo con Cuba (1-0-1) recalando en el séptimo lugar del medallero y el número 12 por puntos con 20 unidades.


Estados Unidos (6-10-2 y 208 rayas) volvió a demostrar su poderío, esta vez escoltado por la legión de fondistas etíopes (4-1-0 y 57), los versátiles polacos (2-2-1 y 50), y los anfitriones británicos (2-1-4 y 67), como parte de una lid que vio caer seis topes de campeonato, y uno absoluto, el del 4x400 varonil este último, al detener los relojes la cuarteta polaca en 3:01.77 minutos. A propósito, Cuba aún conserva tres plusmarcas a este nivel, precisamente en salto de longitud (Iván Pedroso en Maebashi 1999-8.62 metros); altura (Javier Sotomayor en Budapest 1989-2.43), y en los 60 con vallas (Dayron Robles en Doha 2010- 7.34 segundos).

El saltador de longitud Juan Miguel Echevarría (oro-8.46 metros), y la multiplista Yorgelis Rodríguez (bronce en pentatlón- récord nacional de 4 637 puntos), comandaron los rendimientos de los nuestros, aderezados con tres séptimos lugares en poder de la pertiguista Yarisley Silva, la balista Yaniuvis López, y el triplista Christian Nápoles. Salvo Silva, todos debutantes en este tipo de certámenes.

Ahora bien, entrando en calor con los análisis y más allá del retorno a la élite en estos certámenes, luego del recuerdo de Sopot (1-1-1), Polonia 2014, pudiéramos decir que hubo un equilibrio en cuanto al nivel cualitativo de las marcas. Un indicador que desde hace más de una década nos golpea: realizar el mejor registro o acercarse a este, en los eventos de mayor prestigio, o fundamentales, a tono con la planificación del sistema de entrenamiento.

Juan Miguel, con apenas 19 años, constituyó el ejemplo más loable en ese sentido. Su secuencia de estirones (8.19-8.28-X-8.36-8.46 y 7.86) no solo dio fe de progresión. Al hecho de situarse como líder anual de la modalidad, agregó su psiquis fuerte, técnica depurada y exigencia en picos supremos de tensión cuando sus rivales (Luvo Manyonga y Marquis Dendy) de mucho mayor pedigrí y palmarés lo pusieron a prueba.  

Yorgelis necesitaba consagrarse, tras varias lides supremas coqueteando con el podio sin poder colgarse una medalla en la categoría de adultos. A sus 23 años se vistió de bronce, adecuando algunos eventos y compilando 8.57 segundos-1 002 ptos en 60 con vallas; 1.88 metros-1 080 en altura; 14.15 mts-804 en bala; 6.15mts-896 en longitud; y 2:17.70 minutos-855 en los 800 metros.

Cierro los performances destacados con el vallista Roger Valentín Iribarne (7.58 segundos) y la balista Yaniuvis López (18.19 mts y secuencia que incluyó envíos de 18.04 y 18.05). En ambos casos establecieron marcas cúspides de su carrera, lo que demuestra seriedad en la etapa previa y estar escalando posiciones durante el ciclo para intentar ampliar sus opciones de cara a Tokio 2020, especialmente en el caso de Iribarne, heredero de un linaje de vallistas incuestionable que poseemos.

En el plano de lo negativo quedaron los performances de la propia Yarisley (4.60 metros) en la garrocha, distante de sus mejores registros, con dificultades en su carrera y técnica para vencer los 4.70 metros. En su caso la inexperiencia no puede esgrimirse como variable de incidencia, pues lleva una década compitiendo bajo el máximo rigor.

La ansiedad creo le pasó factura a nuestros triplistas. Se les vio inseguros. Cristian no consiguió un intento válido hasta el tercero, cuando ya se hallaba entre la espada y la pared. La necesidad de marcar  lo obligó a registrar un 16.70 que no le mereció más que la séptima plaza.

Andy Díaz (15.37) estuvo más discreto aún. Su segundo estirón válido y la posterior renuncia en el tercero, hicieron pensar en algún tipo de molestia. Otro tanto le sucedió al santiaguero Maykel Massó en la longitud (7.71 y posterior abandono).

Esa fue la realidad en suelo británico entre tiempos y marcas. Birmingham marcó el cierre del primer macro ciclo preparatorio y el punto de partida hacia los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla.

Objetivo Barranquilla

Los Juegos Centroamericanos y del Caribe, cada vez se tornan una justa multideportiva más exigente. Veracruz 2014 constituye el referente más cercano en el tiempo, y en suelo azteca, gracias al fenomenal cierre del deporte Rey (23-15-8) la Mayor de las Antillas pudo preservar el primer puesto por naciones en la cita regional por delante de México.

A la vuelta de cuatro años el escenario centro-caribeño se antoja aún más complejo. Además de los mexicanos, Colombia ha desarrollado mucho la actividad del músculo. Sin temor a equivocarme constituye una de las potencias emergentes del continente, a lo que sumará su condición de sede. En el campo y pista contarán con una bujía como la triplista Catherine Ibargüen, además de otras individualidades de loables rendimientos en sus respectivas pruebas.

Será crucial que nuestros exponentes del campo y pista, lleguen a esa justa en plenitud de forma, coqueteando con sus cotas personales, si de repetir la faena veracruzana y aferrarse al sitial de honor que ostentamos se trata. Hay que tener en cuenta que la temporada 2018, no viene siendo la más estable para nuestros atletas en lo concerniente a infraestructura preparatoria.

La pista del Estadio Panamericano y la pistilla de calentamiento están siendo sustituidas, y en consonancia otros escenarios han asumido las confrontaciones domésticas y sesiones especiales de entrenamiento como son el Pedro Marrero capitalino, y el Rafael Fortún de la provincia de Camagüey.

Con fortuna, estarán listas para la celebración del Memorial Barrientos, termómetro doméstico relevante y pie forzado para la posible inserción de algunos efectivos en la Liga del Diamante.

Del 19 de julio al 3 de agosto en suelo cafetero se sucederán los Centroamericanos y del Caribe. Para tener una idea de cómo cerraron las cartas antillanas en el 2017 y en qué medida pudieran emular o superar sus respectivos tiempos y marcas, CubaSí les muestra los rankings en uno y otro sexo, cortesía de Alfredo Sánchez, estadístico de la Federación Cubana de Atletismo.
 
http://multimedia.cubasi.cu/ranking_nacional_2017.pdf

Visto 332 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar