viernes, 18 octubre 2019, 06:04
Sábado, 31 Marzo 2018 14:05

El canadiense que murió en La Habana

Escrito por  PL
Valora este artículo
(4 votos)

La capital cubana acapara muchos encantos y temas curiosos como algunas esculturas que hoy muchos de los peregrinos que pasan por sus calles y malecón quisieran saber su historia.


Cuba, y en particular su capital La Habana, constituye escenario de muchas celebridades del mundo marinero; algunos de mala fama y otros como símbolo de relaciones y amistad, como es el caso del navegante canadiense Pierre Le Moyne D´Iberville.

Tal es así, que este marinero tiene una peculiar estatua en el Malecón, figura que mueve a la curiosidad de muchos turistas, que indagan sobre esa persona, a lo cual responden muchos libros y anotaciones de la época, empleados en esta descripción.

Este marino, nacido el 20 de julio de 1661 en Ville Marie, actual Montreal, tiene una rica trayectoria que le llevó tras los ingleses y depositó finalmente sus huesos en Cuba en 1706, a los 44 años, por lo que en La Habana se exhibe una estatua en su honor.

Este legendario héroe, navegante y colonizador combatió a los ingleses desde 1686 bajo órdenes francesas y en 1698 fue por la desembocadura del río Mississippi para fundar y gobernar la Luisiana, en los actuales Estados Unidos.

En sus planes apareció atacar las Carolinas, Nueva York y expulsar definitivamente a sus rivales de siempre.

Sin embargo, el 9 de julio de 1706 se registra en la Iglesia Parroquial Mayor de San Cristóbal de La Habana la muerte del marinero junto al capitán general Pedro Álvarez de Villarín.

Para ese entonces, el canadiense comandaba una flota francesa anclada en el puerto de La Habana. Todo parece indicar que ambos fueron víctimas de enfermedades tropicales, pero otras versiones señalan que fueron envenenados por los ingleses.

Tiempo antes, el joven marinero ganó fama por su coraje en batallas y expediciones por los bosques de Hudson en la Nueva Francia, mientras dirigía a los voluntarios canadienses.

A fines de 1696 los mandos le encomiendan empujar a los ingleses de los fuertes de Terranova, lo que logra en una penosa campaña.

Entonces, a bordo del buque insignia Pelican reduce al enemigo a cero, con el mar como su elemento favorito, donde gana los grados sucesivos hasta Almirante.

En la actualidad en el Malecón Habanero, a la entrada de la bahía, aparece una estatua de bronce del navegante canadiense.

Para 1937 una delegación de Cuba y Francia colocó una tarja en homenaje al marinero, a un costado de la Catedral de La Habana, pieza conservada en el Museo de la Ciudad.

Luego, donada por la alcaldía de Québec, y en honor a las relaciones entre Cuba y Canadá, se instaló en el Malecón la replica de una estatua de D´Iberville.

Fundida en bronce y de ocho pies de altura, la misma figura que se encuentra en la fachada del parlamento de Québec.

Como reciprocidad, la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, regaló a esa urbe canadiense una efigie del héroe nacional cubano José Martí.

Visto 1041 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar