viernes, 14 diciembre 2018, 22:43
Lunes, 03 Diciembre 2018 05:17

Un regreso llamado Victoria

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)
Un regreso llamado Victoria Heriberto González/periódico Trabajadores

Este 3 de diciembre, Día de la Medicina Latinoamericana, Cuba tiene otro motivo para sentirse orgullosa de sus colaboradores de la salud. Hoy el pueblo de Brasil llora la partida de ellos y reconoce la valía de su trabajo.

Un sentimiento de apego a la Patria y de amor por todo lo que un día dejaron atrás une a los médicos cubanos que en las últimas semanas han llegado —hasta la fecha más de dos mil— procedentes de Brasil, por los acontecimientos que ya se conocen.
 
Ondeando banderitas cubanas y entonando canciones patrióticas se les ve felices cuando en el Aeropuerto Internacional José Martí las autoridades les dan la bienvenida y un digno recibimiento.

El acto de bienvenida termina, unos y otros se dispersan, y los periodistas buscan ansiosos las experiencias más significativas, las anécdotas que jamás el tiempo podrá borrar. Entonces los sentimientos de entrevistados y entrevistadores se funden en uno solo, más si los reporteros en alguna ocasión han cumplido misiones similares.

Miradas llorosas, palabras entrecortadas, gestos de tristezas y de alegría al mismo tiempo. Algunos dicen que prefieren no hablar, pues los recuerdos y las despedidas les “lastiman el alma”; sin embargo basta una frase, un pie forzado, y las historias son contadas con amor, algo les decía que merecían ser narradas.

Así sucedió uno de estos días con la doctora Lien Martínez Brandon, quien vino en el décimo vuelo, procedente de ese país sudamericano que desde ya “llora” a los galenos cubanos.


HG Medicos 4.gif cubasi

Doctora Lien Martínez Brandon: "Siempre seré médica cubana, dispuesta para lo que sea”.


Lien laboró durante dos años en el estado de Bahía, y en el puesto médico del municipio de Itiúba donde permaneció durante dos años sus habitantes jamás habían recibido una asistencia de este tipo.

Al inicio fue un poco impactante —comentó— ellos debían adaptarse a mí y yo a ellos, pero con el tiempo lo logramos. Me vi en la necesidad de tomar alternativas porque tenía pacientes que no sabían leer, ni escribir. También tuve experiencias que en Cuba no conocía, como la de afrontar las mordeduras de serpientes, cosas que solo había leído en los libros. Es algo que te llega y tienes que empezar a experimentar.

“Yo trabajé en una comunidad rural, que había creado un idioma propio, viajaba todos los días en un trayecto que duraba más de una hora en una sola dirección. En realidad, tuve mucho apoyo, la Secretaría puso a mi disposición un carro y un chofer, ellos me acompañaban en la ida y en la vuelta, junto con una enfermera.

“Mi Prefecta era de un Partido de derecha, la doctora Cecilia, pero siempre conté con su apoyo. ¡El día antes de la partida hasta me preparó una cena en su casa!, fue muy cariñosa, no tengo quejas de su atención.

“Me faltaba un año para cumplir la misión —ya estuve dos en Venezuela—, pero en cuanto supe que Cuba había decidido retornar a los colaboradores no dudé en regresar. Soy del Segundo Frente, la tierra de Raúl, y llevo el patriotismo en la sangre. Siempre seré médica cubana, dispuesta para lo que sea”.  

Lien me dejó sin palabras. Aquella madrugada, de las más frías de este “invierno” habanero, el cálido corazón de la muchacha fue expresión sincera de lo mejor de las nuevas generaciones de cubanos.

En ese mismo vuelo también llegó Maité Milanés Rivero, de Bayamo, provincia de Granma. “Tengo tres años de estar en Brasil, donde viví una experiencia maravillosa. En mi consultorio, en el estado de Bahía, en el municipio de Livramento de Nostra senyora, sus habitantes nunca conocieron a un médico brasileño.



HG Maité Milanes.gif cubasi

Doctora Maité Milanés Rivero, feliz de estar en la Patria.


“En el pueblo llamado Arrecifes dejé lo mejor, mi cariño y conocimientos. En la partida ellos lloraban y yo no sabía qué hacer. Creo que este regreso significa una victoria, yo me siento cubana ciento por ciento”.  

Y por si fuera poco resultó un placer conversar con el doctor Rolando González Coello, quien ese día tuvo a su cargo las palabras en nombre de los cooperantes. Emocionado se dirigió al auditorio, agradeció el recibimiento y el acompañamiento brindado en ese momento tan importante, “como lo es el retorno a la tierra que nos vio nacer, que nos vio crecer y formarnos como médicos revolucionarios”.


HG Medicos 2.gif cubasi

"Hemos dejado a un pueblo que ha sido privado de la atención médica, un

derecho universal", afirmó el doctor Rolando González Coello.


Hoy traemos una muestra de sentimientos, de tristeza y de felicidad —aseveró— porque hemos dejado a un pueblo que ha sido privado de la atención médica como uno de los derechos universales, a un pueblo que nos abrió sus brazos cuando le ofrecimos lo mejor que nosotros tenemos que es una atención de calidad, con amor y profesionalidad. Y ellos nos abrieron sus puertas, sus corazones, nos dieron amor, cariño y mucha gratitud.

La misión internacionalista en el campo de la salud llega a término en Brasil por razones ajenas a la voluntad de Cuba, que cinco años atrás brindó su solidaridad como es costumbre. Son muchas las emociones recibidas durante estos días y las vivencias e historias que han puesto bien en alto nuestra Patria.

Tal y como manifestó recientemente la viceministra de Salud Pública, Regla Angulo Pardo, refiriéndose al presidente electo Jair Bolsonaro: “No puede entender que los médicos cubanos presentes en el Programa Más Médicos para Brasil llegaron a cubrir un universo hasta de 60 millones de brasileños, que en estos cinco años de trabajo atendieron a más de 113 millones de pacientes, en lugares de pobreza extrema, en favelas de Río de Janeiro, Sao Paulo, Salvador de Bahía, en los 34 distritos especiales indígenas, sobre todo en la Amazonía, lo cual ha sido reconocido por los gobiernos federales, estaduales y municipales de ese país y por el propio pueblo”.

Es verídico, lo sucedido significa un pesar inmenso para los millones de habitantes de esta nación que un día recibieron de los nuestros el cariño más sincero y honesto y después, como una ráfaga de tiempo, les fue arrebatado lo más hermoso que un ser humano puede brindar: la solidaridad y el sentido ético de ayudar a quienes más lo necesitan.

Ya lo han expresado decenas de personalidades de Brasil, artistas, politólogos, dirigentes sindicales, y hasta el ex presidente Lula, que este país no olvidará a los médicos cubanos y que sobre la figura del presidente de turno llamado Bolsonaro o “Bolsomalo”, como de manera jocosa alguien lo nombró, caerá toda la conciencia de un pueblo que se ha visto privado de un derecho elemental, como lo es la atención de salud.




Visto 333 veces Modificado por última vez en Lunes, 10 Diciembre 2018 09:13

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar