sábado, 14 diciembre 2019, 11:16
Lunes, 04 Febrero 2019 05:47

Voleibol rumbo a Tokio 2020: La escabrosa ruta clasificatoria

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)
El ataque ha sido siempre el arma fundamental de las selecciones masculinas cubanas de voleivol El ataque ha sido siempre el arma fundamental de las selecciones masculinas cubanas de voleivol FIVB

Lo cierto es que la Federación Internacional de Voleibol confirmó 11 de las 12 sedes que albergarán en este 2019 los torneos de clasificación Olímpica intercontinental con vistas a los Juegos de Tokio (24 de julio al 9 de agosto del 2020).

Para recordar la última victoria de los elencos cubanos de voleibol de sala en Juegos Olímpicos tendríamos que remontarnos, en el caso de las damas, a la edición de Beijing 2008 y aquel 3-0 del 19 de agosto sobre Serbia en cuartos de final.

Los varones en cambio asistieron a Río de Janeiro 2016, pero allí no conocieron el sabor de la victoria en cinco presentaciones, como parte del grupo B, con solo un set favorable y 15 adversos.

Antes, la sonrisa 3-0 a costa de Australia discutiendo el séptimo escaño de Sydney 2000, aparece como el grato recuerdo más cercano.

Lo cierto es que la Federación Internacional de Voleibol confirmó 11 de las 12 sedes que albergarán en este 2019 los torneos de clasificación Olímpica intercontinental con vistas a los Juegos de Tokio (24 de julio al 9 de agosto del 2020).

El sistema de competición en estos, que involucra a los primeros países del ranking del orbe en cada sexo y los distribuye en grupos clasificatorios a tenor con sus respectivas ubicaciones, dejó al elenco varonil (puesto 18), en el grupo E, junto a Rusia (5to), Irán (8vo) y México (21).

Medirán sus fuerzas nuestros voleibolistas entre el 9 y el 11 de agosto próximos, y solo los ganadores de cada zona, bajo formato competitivo de todos asegurarán su cupo a la lid en tierras del Sol Naciente. A continuación, les mostramos los otros apartados:

Grupo A: Bulgaria (14), Brasil (1ro), Egipto (13) y Puerto Rico (24) con asiento en Bulgaria.
Grupo B: Se disputará en Holanda (15) y además de los anfitriones pugnarán Estados Unidos (2do), Bélgica (12), y Sudcorea (24).
Grupo C: Con asiento en Italia (3ro) batallarán los transalpinos, Serbia (10ma), Australia (16), y Camerún (23).
Grupo D: Los polacos (4tos) y flamantes ases universales abrigarán este apartado en el que lidiarán con Francia (9no), Eslovenia (17), y Túnez (22).
Grupo F: En el gigante asiático (20) los chinos rivalizarán con Canadá (6tos), Argentina (7mos), y Finlandia (19).

No tendrán esta primera posibilidad de buscar la clasificación las chicas, pues se colocan en el puesto 25. Para ellas, la única opción de hacer el grado estará a la vuelta de enero del 2020 cuando encaren uno de los cinco torneos correspondientes a las confederaciones continentales de Asia, África, Europa, Sudamérica y Norte, Centroamérica y el Caribe, con pasaporte en disputa para los campeones de cada uno de estos certámenes, los cuales, sumados a los seis clasificados con anterioridad y los nipones en calidad de locales, completarán la cifra de 12 contendientes para acariciar la gloria olímpica.

Las justas femeninas quedaron distribuidas de la siguiente manera:

Grupo A: Con sede en Polonia (26), se enfrentarán Serbia (1ras), Puerto Rico (13), y Tailandia (14).
Grupo B: Con China (2das) de anfitriona, buscarán el cupo Turquía (12), Alemania (15), y República Checa (24).
Grupo C: Este apartado no tiene sede definida aún y en él pugnarán Estados Unidos (3ros), Argentina (11), Bulgaria (16), y Kazajistán (23).
Grupo D: El gigante sudamericano atestiguará la porfía entre brasileñas (4tas), República Dominicana (10mas), Camerún (17), y Azerbaiyán (22).
Grupo E: Una de las potencias de la disciplina, Rusia (5tas) acogerá otro de estos torneos. Serán favoritas indiscutibles ante Sudcorea (9nas), Canadá (18), y México (21).
Grupo F: Cierran las lides en suelo italiano (8vas) donde las azzurri se verán las caras con Holanda (7mas), Bélgica (19), y Kenia (20).

Percepción personal

Para nadie es secreto que nuestro voleibol de sala, en uno y otro sexo, desde hace buen tiempo ha dejado de codearse o pertenecer a la élite.

En varios comentarios he reiterado la incidencia de diversas variables que van desde un certamen doméstico prácticamente invisible, el éxodo incontenible de jugadores hacia otros escenarios competitivos, fundamentalmente con el afán de materializar un contrato en alguna de las Ligas o clubes de mayor prestancia en el panorama universal.

Si bien es cierto que bajo el amparo del INDER los mejores jugadores antillanos han ido a mostrar sus virtudes a otras latitudes, también lo es el hecho de que muy pocos están insertados en torneos de nivel superior, como la Serie A-1 de Italia, la liga rusa, o la brasileña, por solo mencionar tres de las más rigurosas.

Será harto complejo que los varones puedan imponerse en su clasificatorio intercontinental, más allá de una posible victoria ante los aztecas, iraníes y rusos se antojan huesos en extremo duros. Quizás en la segunda oportunidad, exclusiva del área Norceca posean un margen mayor de aspiraciones concretas, si su rendimiento es estable y se comportan a la altura de una selección históricamente dominante en la región, algo de lo que han adolecido en sus últimas presentaciones. Baste recordar lo acontecido en Barranquilla 2018.

En el caso de las muchachas, la brecha abierta con selecciones homólogas cualitativamente superiores es aún mayor, por lo que considero muy remotas sus opciones reales de acceder a Tokio, incluso en la cita exclusiva para Norte Centroamérica y el Caribe, donde República Dominicana y Puerto Rico exhiben accionares más sólidos que el de nuestros combinados.

Por demás la impronta de las jugadoras antillanas, solo se ha materializado a nivel de clubes en Perú, como principal referente.
Se ha especulado desde hace buen tiempo en la posibilidad de equipos unificados, con aquellos jugadores que no abandonaron la selección nacional en ninguna competición oficial. Eso fortalecería considerablemente ambas escuadras, pero siendo objetivo, no creo suceda durante este año, o sea, que no será posible para encarar los exámenes clasificatorios.

Esa es la realidad. En el baúl de los recuerdos están esas emociones vibrantes vividas con las otrora Espectaculares Morenas del Caribe o con sus homólogos fornidos que se convirtieron en un muro infranqueable color chocolate.

Visto 598 veces

Comentarios  

 
#1 Ramon 04-02-2019 18:51
En el programa de La Mesa Redonda de la semana pasada cuando fue invitado el Doctor en Ciencias y director del INDER Antonio Becali, el dijo en ese programa que todo atleta que resida en el exterior y que no abandono la delegacion en algun torneo tiene las puertas abiertas de la Seleccion nacional si decide defender nuestros colores. Creo que con los adelantos tecnologicos del soglo XXI ademas de los Social Networks NO seria para nada imposible para la Federacion Nacional de Voleibol ni para ninguna otra de otro deporte ponerse en contacto con algunos jugadores y llegar a un acuerdo, el caso esta que la Olimpiada esta al doblar de la esquina y NO hay tiempo que perder. Claro siempre que se quieran hacer las cosas bien.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar