miércoles, 17 julio 2019, 17:40
Sábado, 02 Marzo 2019 06:47

Haití: No se lava con sangre la deshonra

Escrito por  Arnaldo Musa / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)

Mientras Diosdado Cabello lamentaba la represión contra el pueblo haitiano, movimientos sociales del país más pobre del continente catalogaron el voto de su gobierno contra Venezuela en la OEA como un acto innoble.

Mientras el dirigente venezolano Diosdado Cabello lamentaba la violenta represión oficial contra el pueblo haitiano, movimientos sociales e intelectuales del país más pobre del continente catalogaron el voto del gobierno de Jovenal Moise contra Venezuela en la OEA y su apoyo a la campaña golpista de Estados Unidos contra la Revolución Bolivariana como un acto innoble e incomprensible, que los ha "cubierto de vergüenza y ridículo".

Por eso nada de extraño es que algunos manifestantes que han vuelto a las calles para seguir repudiando al actual corrupto gobierno porten banderas venezolanas, ya que no olvidan la constante y solidaria ayuda de Caracas, con alimentos y asistencia médica, al empobrecido Haití, sin pedir nada a cambio.

Al denunciar la masacre contra el pueblo haitiano, con cifras de asesinatos que se ocultan por los medios de prensa, como es costumbre, el Vicepresidente del Partido Unido Socialista de Venezuela aseguró que en Haití el pueblo se está muriendo:

“¿Será que el mundo no se va a pronunciar por lo que está pasando en Haití? Es muy doloroso, a uno se le salen las lágrimas viendo el sufrimiento de ese pueblo… ¿Saben por qué al mundo no le importa Haití? Porque no tiene petróleo. A los países poderosos no les importa lo que pasa en Haití, es grave y muy doloroso”.

Recordemos que desde el pasado día 7 manifestantes paralizan la capital, Puerto Príncipe, con barricadas y neumáticos encendidos en las principales vías, imposibilitando la comunicación terrestre con el resto de la nación caribeña.

Las escuelas y los bancos siguen cerrados, así como negocios y estaciones de combustible, muchos de los cuales han sido saqueados en estos días por el pueblo, que denuncia la precariedad económica del país.

Los manifestantes piden la renuncia inmediata del presidente Jovenel Moise y de su equipo de gobierno. Asimismo, exigen medidas urgentes para enfrentar los principales problemas que afectan a los ciudadanos.

Denuncian la grave situación social y el deterioro de los servicios públicos, que vinculan directamente al mal manejo de fondos por el Ejecutivo.

Ladrones

A finales de noviembre del 2018, un informe del Tribunal Superior de Cuentas confirmó que más de 2 000 millones de dólares destinados al área social, fueron malversados por unos 15 exfuncionarios gubernamentales de Haití, pero a ninguno se les levantó actas de acusación.

Ello ha afectado enormemente la calidad de vida. Por ejemplo, el diputado por la comuna de Petion Ville, Jerry Tardieu, lo presentó de esta manera:

"Los haitianos viven en el día a día. Estoy recibiendo mucha presión de mis electores que me piden y me advierten de que se les está acabando el agua, que se les está acabando la comida. Están entrando en pánico. Puede que no estemos muy lejos de algún tipo de crisis humanitaria. Esto es real. Esto es serio".

Ya en julio del 2018, los haitianos salieron a las calles para protestar contra el aumento en los precios de la gasolina y el kerosene, una medida acordada entre el gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La situación provocó la renuncia del entonces primer ministro, Jack Guy Lafontant. En agosto el presidente Jovenel Moise designó al notario y excandidato presidencial Jean-Henry Céant como reemplazo.

De todas maneras, las cosas empeoraron aún más, con un bajo crecimiento económico, déficit presupuestario, inflación de más del 15% y la pérdida del valor de su moneda nacional frente al dólar, en más del 20%.

El dirigente campesino haitiano Jean-Baptiste Chavanne explicó que el país es "totalmente dependiente de la ayuda internacional, de una parte de los gobiernos imperialistas y de las instituciones financieras internacionales". Indicó que se trata de una crisis estructural "del sistema capitalista y del tipo de gobierno de Haití".

No obstante, miles de dólares provenientes del exterior no llegan a la población y se quedan en manos de contratistas, agencias civiles y militares extranjeras. Tal es el caso de la Fundación Clinton, acusada en varias oportunidades de cometer crímenes financieros con los 30 millones de dólares recaudados para el fondo de recuperación de Haití.

"Los gobiernos pasados han privatizado todo. Ahora el plan es la privatización total, hasta los servicios como la salud y la educación", añadió Chavanne.

Situación que se agravó, cuando nadie puede explicar y responder por la desaparición de 3 800 millones de dólares de los fondos de Petro Caribe. Pero este es un tema bueno para ampliar en otro comentario.

Visto 1850 veces

Comentarios  

 
#1 pedroorlando 04-03-2019 17:34
Ni John Bolton, ni Marcos Rubio, Ni Mike Pompeo, Ni Mike Pence, ni Luis Almagro, ni Piñeera, ni Bolsonaro, ni Abdo, ni Ivan Duque se preguntan que pasa con Haiti... El Departamento de Estado no habla de enviar ayuda humanitaria, Almagro y la OEA apoyan silenciosamente lo que sucede en ese empobrecido pais. Es cierto lo que dijo alguien: no tiene petroleo, ni oro, ni nada que le interese al Imperio. Solo tiene negros que para le interesan al maquillado Trump y comparsa. Estoy seguro que con lo que gasta Trump para sus arreglos faciales y en su "cabello achampanado", se resolverían muchas medicinas para los haitianos, pero, así van las cosas en este mundo....
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar