domingo, 19 mayo 2019, 11:44
Domingo, 10 Marzo 2019 06:11

Luis Carlos García: Récords, esfuerzo y un balón (+ Video)

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)

Luis Carlos García dominó la esférica con un cinturón de un kilogramo y medio de peso asido a cada uno de sus tobillos por espacio de 4:14:37 horas para quebrar la anterior cota de 4:01:34 de Erick Hernández.

El letargo y la concentración durante horas pueden vestirse tanto de aliados como de enemigos. Les sucede a los jugadores de ajedrez, y me atrevería a afirmar que también a los dominadores del balón, como Erick Hernández, Jhoen Lefont y Luis Carlos García, principales exponentes de la singular modalidad en Cuba.

Precisamente este último desafió letargo, apeló a la concentración extrema y sometió a un examen de rigor físico supremo a su cuerpo cuando en febrero dominó la esférica con un cinturón de un kilogramo y medio de peso asido a cada uno de sus tobillos por espacio de 4:14:37 horas en el Hotel Palco, para quebrar la anterior cota de 4:01:34 en poder de Erick Hernández.

Al término de su récord, visiblemente agotado, accedió a dialogar con CubaSí:

“Empecé a prepararme para este récord a finales de diciembre. Complicado por los días de fin de año, pero la vida del atleta pasa por sacrificar salidas y fiestas también. Me reincorporé el 2 de enero, pero mi bisabuela tuvo problemas del corazón y eso me sacó un poco de mi sistema de entrenamiento, a la vez que me golpeó en el plano psicológico. Por suerte se recuperó y pude continuar tras tres o cuatro días.

Mantuve el ritmo a finales de enero. Sucede que en mi caso soy instructor de spinning en un gimnasio particular y eso me limita a dos horas y media máximo de preparación diaria. Si a eso le sumo la Licenciatura en Cultura Física los miércoles se torna aún más complejo.

He adaptado mis rutinas y en ocasiones me incorporo al trabajo de conjunto con los clientes, pero no es igual. Los sábados trabajo el control del balón y algún otro ejercicio de resistencia combinado con el dominio.

De hecho, tuve que aplazar la fecha del récord un mes, por cuestiones asociadas a la disponibilidad del hotel, que se ha convertido en mi guarida para romper cualquier marca. Eso significó llegar a la puesta en forma y mantener ese pico por otras tres semanas.

Se trata de brincar todos los obstáculos que puedan surgir en el camino”.

¿Planos musculares que más sufren o inciden en este tipo de récords con peso?

“Lo que más me trabajó fueron los aductores. Juegan un papel esencial al igual que la espalda baja por el tema de elevar el balón, mantener la sincronización… Llevo un conteo personal en el que entre 2 400-2 600 toques se traducen en media hora de trabajo. Claro, sobre eso incide el estrés de la competencia, la presencia de la familia, el nivel de compromiso contigo mismo, jueces, prensa. Los momentos más difíciles para mí son el salir de la casa, llegar, calentar y la primera media hora.

Luego se disfruta mucho el triunfo. Mucho me preguntan el por qué no hago récords más cerca de la ciudad. Sucede que acá me brindan todas las condiciones necesarias, no tengo preocupación alguna y eso es algo que como mismo lo encontró Erick en el Copacabana y el Parque Central, y Lefont en el Cohíba, lo tengo yo acá. Se trata de sentirte bien donde lo hagas, la superficie, iluminación, clima”.

Respecto a la última vez has bajado de peso. ¿Algún trabajo en específico?

“El entrenamiento ha sido completamente en circuito combinatorio de planos musculares (tren inferior y superior), además de carrera de resistencia dos veces a la semana de siete kilómetros. A eso súmale el control riguroso de la alimentación, especialmente por la adaptación de esta última pues entreno en horario cercano al mediodía.

En ese sentido le agradezco muchísimo a mi gimnasio, los clientes y mi compañero de trabajo allí. Me ayudan y apoyan en todo”.

¿Qué podemos esperar en lo que resta de año?

“Estamos proyectando varias cosas. Este récord se coloca en los de llamada permanencia media. Desde el año pasado veníamos con la idea de tirarle al de las 12 horas y además valoraré con mi entrenador Omar la posibilidad de buscar un récord con pesas. Volver a los orígenes de Douglas Hernández y de otros como Yeniseidy Soto y el pequeño Lázaro Curbelo.

Hablamos de que se requiere el doble de tu peso corporal. En aquella época Douglas cargó 540 libras porque ese constituía el doble de su peso. El tope vigente está fijado en 21 toques con el doble de tu peso. Actualmente estoy en 77 kilogramos, lo cual se traduciría en 316-320 libras.

De hecho para este récord trabajé cuclillas y ejercicios de toques con peso (alrededor de 200 toques con 250 libras). Requeriré un entrenamiento específico y arriesgado, pues sufren mucho la espalda baja, las rodillas… sería menos de un minuto”.

Esas son algunas de las ambiciones de Luis Carlos, llamado a convertirse en el heredero de Erick Hernández y quien al igual que este inició su vida deportiva en el fútbol, miembro de los elencos de Boyeros y La Habana, antes de decantarse por el dominio del balón, luego de descubrir sus notorias habilidades domesticando esféricas como la Brazuca que se ha convertido en su aliada inseparable.

Visto 541 veces

Medios

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar