martes, 12 noviembre 2019, 14:30
Sábado, 18 Mayo 2019 05:00

A Matanzas, por su nombre: La Atenas de Cuba (+FOTOS)

Escrito por  Giusette León García/CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

Matanzas lenta… la de aquellos versos entrañables de Carilda, se ha vuelto a vestir de Atenas, se apura entre sus puentes con todo el arte que le cabe a la cuna del danzón y por ahí, justo por el baile nacional, echó a andar la fiesta.


No es chovinismo infértil y egoísta, lo juro, este elogio es fruto de un orgullo sincero y la esperanza profunda de que esta primavera se multiplique en mi ciudad natal.

Matanzas lenta… la de aquellos versos entrañables de Carilda, se ha vuelto a vestir de Atenas, se apura entre sus puentes con todo el arte que le cabe a la cuna del danzón y por ahí, justo por el baile nacional, echó a andar la fiesta.

El IV Encuentro Internacional Danzonero “Miguel Faílde in memorian” abrió la primavera de arte en la ciudad, durante los primeros días de abril.

alt

Hermosa, llena de poesía, rejuvenecida la propia urbe en sus 325 años, recibió luego el Encuentro Internacional Retablo Abierto, con interesantes propuestas escénicas.

Pero nadie duda que la subsede yumurina de la XIII Bienal de La Habana, con el proyecto Ríos Intermitentes le dio un brillo y un dinamismo especial a la ciudad. María Magdalena Campos Pons, directora artística de la bienal de Matanzas dijo a Juventud Rebelde: “esta urbe cuenta con numerosas historias sumergidas y otras un tanto olvidadas”.

alt

Y sí, emergieron entre las aguas historias y talentos, imágenes que serán, por mucho, inolvidables.

Claro que la Bienal se mezcló, casi se confunde en esa idea integradora y diversa del arte, con el Décimo Encuentro de Teatro Callejero. No recuerdo las calles de mi terruño tan llenas, tan alegres, tan coloridas como en esos días, ya no sabía uno si estaba ante un performance de la Bienal o una pieza de teatro en la calle, sí quedaba claro, muy claro, que presenciabas un hecho creativo.

alt

Y volvió la música. Ahora la banda sonora la puso el jazz y se llenaron los finales de abril con jazz hecho en Cuba, jazz cubano de la mejor factura, jazz matancero como anfitrión, mezclado con la rumba nativa y poderosa, hija también de Matanzas. Mezclado con la vida para ser jazz puro.

“Matanzas siempre puede contar conmigo”, me dijo Alejandro Falcón en esos días, mientras conversábamos en el antiguo Palacio de Justicia sobre el despertar de nuestra ciudad natal.

alt

Quisiera hacerte un cantar...

¿Con jarcias y estalactitas robadas a Bellamar? Claro, una canción a muchas voces en las que resuenen también las que ya no se escuchan sino con el corazón, por ahí va la alegría de un hijo adoptivo y amado de la ciudad, el cantautor Raúl Torres, quien por estos días le cantó tanto como alcanzó una noche:

"Luego de un largo coma cultural sin dudas, pensando en la vida cultural de los años 80 y 90, en Matanzas finalmente se vuelven a ver destellos de lo que otrora iluminaba las noches y los espacios artísticos, vuelven los trovadores, poetas, pintores, actores, artesanos, fotógrafos, Carildas, Marimones, Gallardos, Byrnes, Plácidos, de nuevo a habitar los lugares de una ciudad condenada a desbordar en cultura, buen gusto y amor por las artes del universo".

alt

La musicóloga Lourdes Fernández quita el acento de la novedad y lo coloca en la tradición, en el nombre que bien ganado y para siempre: 


"Considero que el epíteto de Atenas de Cuba, la ciudad nunca lo perdió. Primero porque lo obtuvo como resultado de un grupo de condiciones económicas, políticas y sociales que se propiciaron en el siglo XIX. Segundo porque aunque muchos no nos sentimos a gusto (el presente del tiempo verbal no es casual) con el estado de cosas relativas a la cultura artístico literaria para nada eso representaba ausencia de logros,trabajo de intelectuales y artistas,posición transformadora ante el estado del arte y un largo etc. Para demostrarlo hay muchos ejemplos cómo la Orquesta Sinfónica de Matanzas,las editoriales Vigía y Matanzas, Teatro Las Estaciones y El Retablo, El Museo Farmacéutico, el trabajo individual de numerosos creadores en cualquier rama de la creación artística y literaria, el Coro de Cámara de Matanzas, Afrocuba, Los Muñequitos, y muchas más. Pero esta ciudad tiene un ritmo, un ambiente, un espíritu, que no responde a consignas, es el de la energía que emana de las aguas que la circundan. Es como las mareas suben y bajan sin que sobre ellas pueda uno inmiscuirse. Es una ciudad que fluye, que vibra en resonancia con los ancestrales espíritus que la sostienen,cuidan y protegen.Y eso no lo cambia nadie. Fuimos,somos y seremos siempre ciudadanos de la Atenas de Cuba." 


Pero igual festeja: "Doy gracias a Dios porque vivo otro de sus alzas de marea Está etapa que se impulsó con el cumpleaños 325. Muchas veces nosotros, los mortales, creemos que somos los "hacedores" de cuánto sucede, pero no es así, somos testigos y protagonistas, desde mi punto de vista ,de otro momento en que una conjunción de circunstancias están incidiendo para lustrar lo que está ahí palpable y tangible e incluso intangible.Vamos a vivir plenamente este renacimiento porque se siente uno muy feliz cuando puede mostrarse desde su mejor imagen y cuando los foráneos piensan que han llegado a una ciudad mágica. Muchos nunca perdimos la fe ni el aliento, muchos hemos soportado y resistido y ahora somos más felices con este mes de abril lleno de teatro, jazz, artes visuales, plaza fundacional, paseo de Narváez en proceso de adecuación, pero siempre insatisfechos porque se puede más, mucho más".

alt

Ulises Rodríguez Febles, investigador y dramaturgo, pone el énfasis también en el futuro: "Creo que Matanzas, especialmente en el mes de abril, con eventos como el del Danzon, el Callejero, el jazz y el proyecto Ríos Intermitentes, mostró  que nos merecemos ese epíteto, que somos una potencia cultural, y que esa vorágine de ofertas culturales, de intercambio y confrontación de disciplinas artísticas está la ciudad  que añoramos. Eso debe seguir - aunque en menor intensidad a la de abril-  con esa perspectiva de ciudad cultural, que si lo desea puede ser fructífera. Todo esto es posible por el interés gubernamental y especialmente porque ahora tenemos una ciudad restaurada  que está mostrando su belleza arquitectónica y natural. Y en ese nuevo paisaje, la integración de todas las reales posibilidades de  Matanzas, la enaltecen en el contexto cultural de la isla".

Te debo las esperanzas…

Dos amigos especiales me han dejado con ganas de escribir este texto. Uno, Ernesto Pita, trovador que nació entre estos ríos y se los ha llevado hasta el Mar Mediterráneo: “Yo digo que siempre me voy con Matanzas a cuesta a donde quiera que voy y para mí es importante lo que está pasando con los cantautores, con los trovadores en esta ciudad. Porque Matanzas necesita que siempre haya este tipo de lenguaje y este tipo de oferta, que esto renazca, que sigamos manteniendo el título de la “Atenas de Cuba”, porque hay poesía, porque hay jóvenes que están defendiendo ese título, a mí me parece genial”.

alt

El otro no nació en Matanzas, pero los genios saben hacerse de las esencias y crecer, al tiempo que hacen crecer el hogar que escogen, en un texto que publicó por estos días, Rubén Darío Salazar, director de Teatro de las Estaciones, leí: “Matanzas parece otra ciudad y a la vez es la misma. Pululan artistas de aquí y de allende los mares por sus calles. Instalaciones y gestos performáticos sorprenden a los transeúntes por doquier. Destino, brújula, plataforma para las más increíbles aspiraciones culturales ha de ser nuestra bellísima ciudad. Entre todos lo debemos y lo podemos lograr”.


alt

Luego alguien me invitó a girar las aspas y pedir un deseo, yo le pedí un verano, un otoño y un invierno como esta primavera en la ciudad de Carilda. No sé si fue esa la magia o si fue la plegaria a la virgen, “Cachita”, que despierta cada día en un sitio diferente del centro histórico, pero las palabras del joven trovador Silvio Raúl Torres me llenan de esperanza: “Yo tengo mucha fe en Matanzas, en lo que está pasando aquí, hay que venir a Matanzas, hay que ver lo que está pasando en Matanzas”.

Visto 750 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar