miércoles, 13 noviembre 2019, 19:41
Miércoles, 17 Julio 2019 23:55

Lo que te deja el Aliñao: música y tradición

Escrito por  Giusette León García/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)

Hay que beberlo con cuidado, porque es fuerte; acompañados, porque es familiar; alegres, porque anuncia la vida, bien lo saben los artistas que asisten, convocados por el cantautor Raúl Torres.


La Fiesta del Aliñao no convoca a grandes espacios, tal y como pasó en casa del viejo Rondón hace... unos cuantos años, el día que nació su nieto Raulito, se comparte en familia, en el patio de la Casa de la Nacionalidad, en pleno Boulevard de Bayamo o en los escenarios de Julia y Mabay, que se agigantan cada vez que nace la fiesta.

Llega incluso a Manzanillo la música del Aliñao, una cita con mucha menos repercusión mediática de la que merece y mucho más arraigo del que puede imaginarse el forastero, el guajiro que llega de La Habana y no tiene la menor idea de lo que significa desenterrar una botella de aliñao.

Hay que beberlo con cuidado, porque es fuerte; acompañados, porque es familiar; alegres, porque anuncia la vida, bien lo saben los artistas que asisten, convocados por el cantautor Raúl Torres, el nieto del viejo Rondón.

alt

Gretell Barreiro llegó por primera vez en esta segunda edición y quedó encantada: «Me ha gustado mucho encontrarme con otros artistas cubanos que hacía tiempo no veía y no compartía con ellos y traer mi música por primera vez a Bayamo”.

Fernando Bécquer, que no suele beber, hace una excepción con el Aliñao, porque permite el encuentro entre «los trovadores a lo largo y ancho del país y de otras manifestaciones también y conversamos y es como un retiro espiritual, intercambiamos, compartimos, recordamos y el pueblo de Bayamo es maravilloso, siempre nos da más de lo que esperamos”.

Ampliar los espacios para la trova en todo el país es otra de las virtudes que le celebra Diego Cano: «porque así se conoce el trabajo, es bueno que se hagan festivales como este, existen otros y es muy bueno realizar estos encuentros, la gente se conoce, el público conoce lo que va pasando con el trabajo de cada cual…»

alt

Para Lynn Milanés, que ha participado en las dos ediciones, “sobre todas las cosas es Bayamo, que es una ciudad de mis orígenes, que me atrapa, es un público muy lindo, es un lugar que me conmueve y sobre todo porque es una fiesta con la intención de regresar a la costumbre del aliñao y a través del arte siempre es bueno todo lo que tenga que ver con las raíces».

A William Vivanco luego de diez años sin visitar Bayamo, lo enamoró la bienvenida de la gente «hay muchos deseos y muchas ganas en esta fiesta”, nos dijo y el maestro Pancho Amat agradece a Granma: “siempre nos tratan con mucho cariño, tengo muy buenos amigos aquí», el mejor tresero del mundo se lleva a casa esa alegría y una reserva de aliñao para seguir brindando.

Mi vivencia en tres tragos...

¿El mejor público? El de Julia y Mabay. Con una rivalidad que no logran disimular, los miembros de estas comunidades se discuten la cuna de esta tradición, yo me fui de Bayamo sin una respuesta certera, pero tampoco puedo decirles qué espectadores derrochan más alegría y cariño cuando la fiesta está andando; gente real y sorprendente, sin retoques ni falsedades, que sabe cómo hacerte sentir en casa.

alt

¿Lo más sorprendente? Para mí, en esta edición, Gretell Barreiro, una joven que interpreta lo que canta con tanta fuerza y tanta alma... Toca el piano con virtuosismo y de pronto necesita solo cantar, tiene pequeños instrumentos que crecen para completar el performance, ella les llama «alhajas» yo les debo sus nombres y ustedes no deberían perderse el sonido total, el sentimiento que genera y desborda.


¿Lo más tierno? Una miniatura bayamesa de 7 años. Ahí sí se hizo cierto aquello de que tener talento es tener buen corazón: un niño echa mano a toda su gracia y naturalidad para pedirle a David Torrens la canción preferida de su madre, porque lo que le gusta a mi mamá, me gusta a mí y con esa insistencia de principito testarudo logra ponerla frente a todos, junto a él, y luego pide la palabra, solo para agradecer a David y asegurarle que esta ha sido su mejor actuación, la más hermosa, porque fue en honor a su mamá.

alt

Los ritos y las esencias

El último día, una parte de los artistas e invitados nos fuimos al hospital materno de Bayamo, allí compartimos sonrisas, canciones, miraditas tiernas y un brindis, como manda la costumbre, con las familias de los bebés que nacieron durante los días de la fiesta.

alt

Los organizadores se quedaron con los datos y contactos de los padres para, dentro de 15 años, como manda la costumbre, desenterrar añejas botellas de aliñao y volver a brindar con ellos y es que esa es parte de la magia de este evento, lo que lo identifica quizás en un panorama amplio de festividades musicales en Cuba, el apego a los ritos y las esencias, la reproducción creativa de un momento que es patrimonio de la comunidad, de los amigos más cercanos, un momento que festeja la vida.

El Aliñao está pensado a imagen y semejanza de una celebración íntima, familiar, así se vive y merece permanecer y crecer como festival, pero siempre cuidando esas esencias extraídas de la cultura popular, de la espiritualidad y las vivencias entrañables de un pueblo.

Visto 587 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Julio 2019 18:46

Medios

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar