lunes, 14 octubre 2019, 18:17
Viernes, 19 Julio 2019 11:32

Al borde del limbo: España: Sánchez depende de Podemos

Escrito por  Arnaldo Musa / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

Es muy fácil opinar luego de efectuado el hecho, pero, en el caso del intento de investidura presidencial de Pedro Sánchez los días 22 y 23, cobra vital importancia la necesidad de no mantener a la nación ibérica en un limbo.

Es muy fácil opinar luego de efectuado el hecho, pero, en el caso del intento de investidura presidencial de Pedro Sánchez los días 22 y 23, cobra vital importancia la necesidad de no mantener a la nación ibérica en un limbo, que pudiera ser aprovechado por la derecha en una posible convocatoria a nuevas elecciones, si no se respalda la candidatura del secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) -socialdemócrata, a duras penas-, ganador de los más recientes comicios legislativos, aunque, por supuesto, sin lograr la mayoría.

El aval de Sánchez estuvo a un “tilín” de efectuarse, pero incidió peyorativamente más de cuatro años de encontronazos con el secretario general de la coalición de izquierda Unidas Podemos, Pablo Iglesias, una cuestión algo incomprensible, porque ambas entidades mantienen mucha semejanza en sus programas, solo diferentes en el mayor acercamiento de esta última a la posición independentista de Cataluña, exacerbada durante la gestión autoritaria de Mariano Rajoy, del derechista Partido Popular.

Se dice por la prensa española que Sánchez actuó sorpresivamente y con extrema soberbia ante la petición de Iglesias de llegar a un acuerdo sobre que algunos de sus dirigentes integrasen el gabinete o participaran en acciones de cooperación, algo normal, porque, como se dice comúnmente, en una negociación entre dos, ambas partes tienen que ceder en algo.

No se dice que, cuando parecía que se iba a llegar a un convenio, Sánchez fue muy presionado por la realeza, ya que en el Palacio de la Moncloa, Podemos no es bien visto, por ser de izquierda y su posición respecto a Cataluña.

En Moncloa consideran que es necesaria una “cohesión interna absoluta” en el gobierno y que aunque con Iglesias “hay puntos de coincidencia” en políticas sociales, también hay “discrepancias claras de fondo en cuestiones de Estado” como Cataluña.

Desde el PSOE se recuerda que Podemos defiende el derecho de autodeterminación, recurrió la aplicación del artículo 155 de la Constitución y habla de presos políticos. Unos posicionamientos alejados de las posturas del actual presidente en funciones, quien teme acciones independentistas como las de hace dos años, y duda de que Podemos apoye al gobierno en ese caso.

La otra cuestión es que Sánchez, después de la ruptura con Podemos, pidió a la derecha que se abstenga en la votación de la investidura para no tener que depender de los independentistas, pero las entidades reaccionaras lo rechazaron e indicaron su deseo de aprovechar su derrota para que se convoque a nuevas elecciones que le podrían hacer regresar al poder.

Ello hace indispensable que, sin acuerdo de integrar un gobierno de coalición o de cooperación, desde afuera, el PSOE y Sánchez vuelvan a pedir el apoyo de Unidas Podemos e Iglesias.

Y es que si Podemos vota NO, Sánchez NO podrá ser presidente.

De otra manera. Sumados el Partido Popular, Ciudadanos y Vox ya con Podemos, acumularían 189 votos, una mayoría absoluta en un parlamento de 300 curules.

Esto último daría una imagen negativa de Podemos, cuarto en la preferencia popular, ya que lo dejaría votando en soledad junto a la derecha para impedir un gobierno de Pedro Sánchez, una imagen nada positiva para futuros comicios.

Si Sánchez no cierra ningún acuerdo con Podemos y las bases del partido morado, como se conoce a Podemos, no respaldan el gobierno monocolor del PSOE, el único camino para la investidura del presidente en funciones pasa por la abstención de los de Iglesias, pero aunque esto ocurra, el camino hacia la investidura seguiría siendo un laberinto prácticamente imposible de resolver.

Sólo vencería en caso de que Podemos lo respalde, sin que logre al respecto algún que otro cargo, aunque, a nuestra consideración, pudiera coadyuvar a la realización de un programa que beneficiaría a la gran mayoría del pueblo en una época de crisis.

Y es que el sacrificio es necesario para impedir que esa derecha “populista” y sus posibles nuevos socios de diferentes matices reaccionarios lleguen a triunfar en unas obligadas próximas elecciones.

Visto 1024 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar