lunes, 21 octubre 2019, 22:51
Sábado, 27 Julio 2019 23:33

De Lima a La Habana: ¡Cuba viste su atuendo de grande sabatino!

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)
Seguey Torres y Fernando Dayán Jorge no dieron margen a dudas y reconquistaron el oro de la canoa biplaza Seguey Torres y Fernando Dayán Jorge no dieron margen a dudas y reconquistaron el oro de la canoa biplaza Roberto Morejón, enviado especial

Fue un sábado de gracia, marcado por certeros disparos de Laina Pérez, y paletadas sincronizadas en oro de Serguey Torres-Fernando Jorge Dayán, en el resurgir continental del C-2.

¿Somos una potencia deportiva en América? Para despejar las dudas los deportistas cubanos presentes en los Juegos Panamericanos de Lima dieron una demostración de contundencia en la primera jornada seria, con títulos en disputa.

Fue un sábado de gracia, marcado por certeros disparos de Laina Pérez, y paletadas sincronizadas en oro de Serguey Torres-Fernando Jorge Dayán, en el resurgir continental del C-2.

Laina Pérez: Disparos dorados y una diana rumbo a Tokio

Laina Pérez le regaló a Cuba desde el Polígono Las Palmas, el primer título en estos XVIII Juegos Panamericanos de Lima.
En sus cuartos Juegos pudo dominar en esa modalidad, muy exigente por la cantidad de practicantes en América de nivel, además de asegurar su clasificación olímpica a Tokio 2020, escoltada por su compañera Sheyla González con bronce.

De hecho, Sheyla estuvo mejor en las seis series de disparos clasificatorios, al pasar tercera a la final con 566-14x (93-94-96-96-96-91), en tanto Laina lo hizo en el séptimo escaño 561-13x (93-93-90-95-96-95) de unas preliminares lideradas por la uruguaya Julieta Mautone 568-17x (94-92-96-96-95-95) que constituyeron récord para estas instancias.

La definición se escribió con ecuanimidad y precisión, experiencia y sangre fría. Sueños  al alcance de una diana, y horas y horas de entrenamiento, superando adversidades de la más diversa índole.

Laina conjugó todo eso y tras 100.1 rayas en la primera etapa de diez disparos definitoria, aguzó aún más sus miras para en la decisiva de eliminación no creer en contraria alguna y cerrar con 237.1 unidades, merecedoras de récord panamericano en un estreno de finales de este tipo, e inalcanzables para la ecuatoriana Andrea Pérez (234.7), y la también antillana González (213.1).

Corona fuera de pronóstico, pero muy estimulante para continuar en la senda del éxito, siempre yendo a por más. La propia Laina tiene aún otras dos opciones de coronación.

Canotaje: Serguey-Fernando Jorge Dayán, y el rescate dorado del C-2.

No podían permitirse un letargo de otros cuatro años. El C-2 es el bote emblemático de la canoa y el canotaje cubano, por lo tanto Serguey Torres y Fernando Dayán Jorge no podían hacer otra cosa que sacar el oro de Huacho a paletada limpia.

Como unos verdaderos pilotos de lanchas rápidas cubrieron los mil metros de trazado con tiempo de 3:32.276 minutos. Canadá (3:35.646) y México (3:37.726) finalizaron con las medallas de plata y bronce respectivamente.

Los nuestros, subtitulares del orbe, dieron otra demostración convincente de su valía, y de las aspiraciones de convertir Tokio en su ahora o nunca de podio, sin creer en rival alguno.

Eso no fue todo. Otras cuatro embarcaciones accedieron a sus respectivas finales:

Fidel Vargas terminó en segundo en su heat eliminatorio en el K-1 a mil metros con tiempo de 3:38.415 minutos;  el propio Fernando Dayán Jorge ganó su heat en el C-1 a la misma distancia (4:09.311);  la dupla de Robert Benítez y Fidel Vargas clasificó directamente a la final del K-22 con 3:22.199, al finalizar segundo en su heat detrás de Argentina (3:20:426); y Yurisledy Muñoz finalizó en cuarto lugar de la segunda serie del K1 500 metros con crono de 2:09:382 minutos y clasificó a semifinales. En esa instancia fue tercera con 2:01:661 minutos y accedió a la final.

Leydi Laura: Traje de bronce y a tierras del Sol Naciente

Era un viaje de 32 competidoras en busca de la tierra prometida en la Escuela militar de Chorrillos, sede del pentatlón moderno. En esa madeja de músculos, brazadas, touchés, saltos, carrera y disparos se encontraban tres cubanas, comandadas por Leydi Laura Moya.

Y digo lideradas porque la atleta próxima a cumplir los 28 años, desde que se inició con el cetro en los I Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur no ha dejado de evidenciar progresos.

En plena madurez deportiva, la antillana se vistió de bronce con 1 327 puntos (266 natación-5ta, 236 esgrima-8va, 288 equitación-8va, y 537-7ma en la combinada de tiro láser-carrera). Solo le antecedieron la mexicana Mariana Arceo (1 392), y la estadounidense Samantha Achterberg (1 338), en tanto sus coterráneas Eliani Cámara (1 265) y Delmis Pérez (1 175) anclaron en respectivos puestos ocho y 12.

La felicidad de Leydi Laura, séptima en Toronto 2015 gracias a 1 268, fue doble, pues accedió a uno de los boletos en juego para los Olímpicos de Tokio 2020,  en los cuales aspira tener mejor experiencia que en Río de Janeiro 2016, donde no marcó en la equitación y eso la llevó al frío lugar 33. Por cierto, en Lima también Leydi Laura tuvo un percance con su yegua, (la tumbó en la sesión de práctica), lo que afortunadamente se solucionó con algunas maniobras a la hora cero.

alt
Leydi Laura(sentada al frente) mantuvo un rendimiento estable en cada una de las pruebas. Foto: mónica Ramírez.

Yania Aguirre: La viva estirpe del deportista cubano

No importó una lesión sufrida en pleno combate por la discusión del bronce ante la estadounidense Monique Rodríguez cuando cedía 2-4. Yania Aguirre dio una verdadera clase de entrega y amor a su bandera sobre el Dojang, pues continuó batallando hasta el silbatazo final que la vio ceder 16-7 en los 49 kg.

La cubana, natural del capitalino municipio de Arroyo Naranjo y medallista de bronce universal  inició con triunfos sobre la guatemalteca Estefanie Pedroza (11-7), y la canadiense Yvette Yong (20-7), pero cayó en semifinales contra la mexicana Daniela Souza (3-14), a la postre reina de la categoría.

Loable la actitud de Yania, quinta en definitiva, pero merecedora de una presea de dignidad bañada en oro.

Balonmano (f) sediento de demostrar su poder

Un desenvolvimiento arrollador para sellar la etapa clasificatoria con victoria de 28-15 sobre Canadá le aseguró a la escuadra cubana de balonmano femenino y que luego de imponerse 27-24 al rocoso Puerto Rico les asegura un puesto en semifinales, instancia en la que medirán fuerzas con sus similares de Argentia, pues las nuestras sucumbieron 20-29 ante Brasil y por ende culminaron segundas de grupo con 75 goles a favor y 68 en contra.

A propósito, el partido frente a las albicelestes pinta como batalla campal, pues estas poseen experiencia mundialista, y son una de las potencias de América desde hace buen tiempo. Las nuestras, están deseosas de demostrar su real calibre, mientras que el cuarto semifinalista es el combinado de Estados Unidos.

Sin coqueteo con la élite de forzudos

Dos pesistas subieron a la plataforma por nuestra legión en el inicio de las pesas. Ambos se batieron de tú por tú, sin obtener preseas, pero aproximándose a sus mejores alzadas.

La pequeñita Ludia Montero (49 kg), se ubicó quinta con biatlón de 175 kg. Mejoró su arranque en dos kilos, pero en esa misma proporción vio disminuido su envión, culminando con cuatro de seis intentos válidos, pues sucumbió ante 96 y 97 kg en este último movimiento.

Los honores se los llevó la quisqueyana Beatriz Pirón 193 (87-106) quebrando las cotas continentales de arranque y total, y escoltada por la colombiana Ana Iris Segura 188 (83-105), y su coequipera Santa Cotes 177 (80-97).

El otro antillano que vio acción fue el novel Arley Calderon (61 kg), quien trabajó para un 50% de efectividad en sus movimientos. Arley levantó 115 kg en el llamado snatch y 155 en el clean and jerk, para totalizar 270 kg, bien alejados del fuera de serie colombiano Francisco Mosquera 302 (132-170), el también cafetero Jhon Jairo Serna 297 (127-170), y el mexicano Antonio Vázquez 286 (123-163) del total de ocho competidores.

También se entregaron las preseas en los 67 kg varoniles, honor que recayó en el azteca Jonathan Muñoz 306 (138-168).

Chicas aciagas entre mortales y giros

No pudo ser. Las cubanitas de la gimnasia artística no soportaron la presión de los Juegos Panamericanos, cargaron mucho sobre sus hombros y en definitiva con acumulado de 150.300 puntos solo pudieron igualar su quinto escaño de hace cuatro años en Toronto en el concurso por equipos.

Pese a ser Marcia Videaux (50.900) la de mayor acumulado no estuvo bien, con imprecisiones e incluso caídas en la viga de equilibrio y el caballo de salto, su mejor aparato.

El potente equipo de Estados Unidos (170.550) ratificó su condición de favorito, secundado por Canadá (160.600) y Brasil (158.550).

Tanto Marcia, en el puesto 12, como Yesenia Ferrera (49.700) en el 16, clasificaron para la justa del all around. Además Yesenia entró entre las ocho mejores y disputará las preseas en el caballo de salto, donde Marcia, novena, estará expectante como primera reserva, en caso de que alguna de las clasificadas tenga un percance.

Leslie Amat, la cara de la competitividad en el Triatlón

Es una guerrera y puede competir con la élite continental del triatlón. Leslie Amat dio fe de esa afirmación con el séptimo lugar a 2:25 minutos de la brasileña Lusia Baptista, quien ganó el título con 2:00:55 horas. La otra cubana Daniela Ciara quedó en el puesto 21 a 16:10 minutos del primer lugar, materializado por la brasileña Lusia Baptista.

Por su parte, en el masculino, el experimentado Michel González no pasó del peldaño 20, a 6:58 minutos del azteca Crisanto Grajales (1:50:39 horas), quien retuvo su corona de hace cuatro años en Toronto. Víctor Manuel Herrera, nuestro otro representante, culminó en el 22 a 7:57 del monarca.

También conocieron el sabor de la derrota por primera ocasión los softbolistas, víctimas de una remontada 4-2 por parte de sus similares de Estados Unidos. Los cubanos ganaban 2-0 hasta el sexto capítulo cuando los norteamericanos fabricaron sus cuatro anotaciones. Roger Rosete y Reinaldo Lamothe conectaron cuadrangulares. Alain Román cargó con la derrota.
Una jornada inicial que para Cuba dejó un buen saldo.

Lo cierto es que el incipiente medallero refleja el poderío de las potencias de América. México (5-3-7) sacó la mayor tajada en la largada, con Estados Unidos (4-5-4), los anfitriones peruanos (3-2-2), Brasil (2-3-3) y Argentina (2-1-2) calibrando acciones. Solo Canadá (0-2-4) entre los hegemónicos, no saboreó el oro en la apertura.

De seguro, tanto ellos como nosotros, iremos por más…

Visto 452 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar