miércoles, 23 octubre 2019, 13:06
Martes, 20 Agosto 2019 07:47

Amenazas de Bolsonaro, manifiestan debilidad

Escrito por  Osvaldo Cardosa/PL
Valora este artículo
(0 votos)

De amenazas y agresiones el político de extrema derecha Jair Bolsonaro cincela su paso por la presidencia de Brasil, donde pone al desnudo la evidente debilidad que lo hace desconfiar de todo y de todos.

Cual muestra de un chantaje y sin evaluar consecuencias, Bolsonaro amenazó recientemente con apartar a Brasil del Mercado Común del Sur (Mercosur) ante un eventual triunfo en octubre del candidato presidencial argentino Alberto Fernández, favorito para ganar en las urnas ante al gobernante Mauricio Macri.

'El candidato que está al frente en Argentina, que lleva a (senadora y exmandataria) Cristina Kirchner como vice, ya dijo que es una injusticia que (el expresidente Luiz Inácio) Lula (da Silva) esté preso y que quiere revisar el Mercosur. Paulo Guedes (ministro de Economía) ya lo dijo: Si se crean problemas, Brasil sale del Mercosur', afirmó el exmilitar a la prensa en Brasilia.

Anteriormente Guedes adelantó: 'Si Cristina Kirchner llega y cierra la economía, salimos del Mercosur'.

Fernández, abanderado del Frente de Todos, se colocó a la cabeza de las preferencias en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en el vecino país sudamericano, al alcanzar 47,66 por ciento de los sufragios ciudadanos.

De acuerdo con resultados preliminares, con 99,37 por ciento de mesas escrutadas, Fernández logró 11 millones 428 mil votos, mientras que Macri, de Juntos por el Cambio y favorito de los mercados, obtuvo 32,09 por ciento.

Según medios periodísticos, un interlocutor en el Palacio de Planalto (sede del Poder Ejecutivo), indicó, bajo condición de anonimato, que Brasil quiere avanzar en su agenda con Argentina, más allá de quien ocupe la Casa Rosada.

Aún no está claro qué alternativas están en estudio. Si bien asesores de Bolsonaro comunican que todo está bajo consideración, incluida la posibilidad de que Brasil abandone el bloque si las relaciones con un gobierno peronista afectan la agenda económica nacional, muchos descartan tal hipótesis, pues resulta demasiado extrema.

Colaboradores del excapitán del Ejército abogan por un Mercosur menos 'político y centrado en una agenda económica'.

Pese a tal máxima, otros comentaristas aseguran que detrás de la amenaza de Bolsonaro se esconden temores, pues un triunfo de la izquierda en Argentina podría influir en el escenario político brasileño.

Al respecto, el analista brasileño Alberto Pfeifer dijo al diario argentino La Nación, que Bolsonaro ataca los resultados electorales, porque 'además de tener a un vecino populista a la vuelta de la esquina, el triunfo de Fernández representa mantener viva la ilusión del regreso de partidos de esa línea en Brasil, lo que es su peor pesadilla'.

La publicación indica que 'la pesadilla sería incluso más grande si la izquierda retiene los gobiernos de Uruguay y Bolivia, también en octubre, y si el 'correísmo' imita al kirchnerismo y vuelve al poder en 2021. El polo de la izquierda regional se habrá entonces reconfigurado'.

De acuerdo con La Nación, por ahora el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil 'no parece haber recuperado la fuerza que el Frente de Todos desplegó el domingo 11 de agosto. Pero Bolsonaro sí enfrenta un escenario similar al del Macri: su aprobación es baja y, pese a sus promesas, la economía brasileña se encamina a una nueva recesión. Ese panorama, sumado a la disolución de los partidos de centro, puede perfilar la resurrección de la izquierda...'.

Otras amenazas

Aún los reflectores se mantienen enfocados en Bolsonaro, quien también hace semanas amenazó con la cárcel al periodista y abogado estadounidense Glenn Greenwald, editor y cofundador del sitio digital The Intercept que desde el 9 de junio saca a luz conversaciones, audios, chats e intercambios de mensajes del exjuez y ministro de Justicia, Sérgio Moro, con fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato.

En las filtraciones del portal a la prensa queda en evidencia cómo Moro emitió consejos e información estratégica a los agentes públicos acerca de la manera de llevar el proceso contra Lula, actuar prohibido por la legislación brasileña.

Los diálogos muestran la falta de imparcialidad y ética de Moro cuando se desempeñó como magistrado federal y condenó al fundador del PT por supuestos actos de corrupción.

'Tal vez vaya preso aquí, en Brasil, no va a serlo fuera, no', dijo el mandatario brasileño al referirse a Greenwald, quien vive en Río de Janeiro.

Sin apartarse de su verbo desafiante, Bolsonaro calificó además de mentira la documentación oficial sobre violaciones y crímenes perpetrados por la dictadura (1964-1985), poco después de amenazar al hijo de una víctima con revelar 'la verdad' sobre la muerte de su padre que, según consta de investigaciones oficiales, fue asesinado por un comando militar.

En 'la cuestión de 1964 no existen documentos sobre si se mató o no se mató, eso es mentira', apuntó el adulador del régimen castrense sobre el material entregado por las propias Fuerzas Armadas a la Comisión de la Verdad.

Con su rechazo a la documentación oficial, Bolsonaro intentó justificar el escándalo generado por sus aseveraciones sobre el preso político Fernando Augusto Santa Cruz, quien desapareció en 1974 en un centro de detención de Río de Janeiro, confirmado por la Fuerza Aérea.

Mientras se cortaba el pelo, el jefe de Estado comentó que Santa Cruz fue eliminado por miembros de su grupo de izquierda y no por militares.

Tiempo después amenazó nuevamente a comunistas y a partidos de izquierda en general, con la intención de fomentar la intolerancia y el odio, una práctica recurrente de su escalada autoritaria, denunció el portal Vermelho.

Tal escalada, refirió la página, 'se basa en el uso del anticomunismo golpeado y los ataques contra los socialistas como justificación de acciones truculentas, como amenazas a la libertad de expresión, a periodistas, científicos, artistas, gobernadores y representantes de organizaciones y partidos políticos'.

Al citar un reciente discurso del gobernante en el estado de Piauí (nordeste), el sitio, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), indicó que en su locura Bolsonaro llegó al extremo de atacar a una nación amiga de Brasil, Argentina, vilipendiando a los líderes representativos de ese país.

'Hace uso de este discurso típico de los sótanos de la dictadura militar, enfatizando los términos comunista y socialista como una forma de tratar de crear una cortina de humo y ocultar sus objetivos reales', alertó el PCdoB.

Detalló que 'la experiencia muestra que cuando las intenciones parecen atacar y restringir las libertades, los comunistas son los primeros en ser amenazados. Así surgieron regímenes tiránicos que cercenan las libertades del pueblo y entierran a las democracias. Ahora Bolsonaro vuelve a la práctica, con declaraciones que hieren profundamente la Constitución'.

Visto 278 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar