lunes, 14 octubre 2019, 18:08
Jueves, 29 Agosto 2019 01:15

PENSANDO Y PENSANDO: Tienda y escuela

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)
PENSANDO Y PENSANDO: Tienda y escuela Foto: ACN

A la escuela se debe ir a aprender, a formarse en valores… la escuela no es (no debería ser) una pasarela para exhibir determinado nivel de vida.

Los medios de comunicación se hicieron eco de la odisea que significó para muchos padres la compra de los uniformes escolares. Las colas, en no pocos lugares, fueron un reto a la paciencia. Pero, como sucede casi siempre, en septiembre todos los niños asistirán a los actos de inicio del curso con sus uniformes.


Tendrán en sus aulas la base material de estudio, lo imprescindible: los libros de textos, las libretas, los lápices. Cada uno tendrá su pupitre. Y lo principal: todos contarán con su maestro, sin que las familias tengan que pagar por él.


El Ministerio de Educación ha garantizado la cobertura, y la situación es mejor que años anteriores, pues gracias al incremento de los salarios en el sector presupuestado miles de profesionales que habían abandonado sus puestos en búsqueda de mejores oportunidades regresarán más motivados.


Aula, libros y libretas, uniforme, maestros… con eso basta para ofrecer educación. La calidad dependerá del empeño y la capacidad del personal, del cumplimiento cabal de los objetivos específicos de cada grado, de la complementación de la escuela con la familia, del apoyo de las disímiles instancias de la comunidad.


Y también, claro, del compromiso de los niños y sus padres.


La escuela, se ha dicho muchas veces, es una institución básica, sostén de cualquier proyecto de nación. Un país sin buenas escuelas, es un país sin raíces.


Por eso no se puede ver la educación como mero gasto de recursos, sino como una inversión para el futuro.


Que una parte tan significativa del presupuesto nacional esté dedicada al proceso educativo, en todos sus niveles, no es un alarde propagandístico (como piensan algunos), sino una apuesta por el desarrollo integral de la sociedad.


Los muchos desafíos de la educación cubana contemporánea, sus problemas y potencialidades, no incumben solo al personal docente y a los funcionarios de determinados ministerios: tienen que ser objeto de un debate nacional.


Y ese debate tiene muchas aristas e implicaciones puntuales. Hay fenómenos relativamente recientes, por ejemplo, que inciden en el acceso igualitario a la educación. No pocas familias están asumiendo la escuela como espacio de exhibición de determinado nivel de vida, traducido en los implementos, la ropa, el calzado que llevan sus hijos a las aulas.


La equidad que promueve el uniforme se tambalea ante esa emulación por llevar la mochila más espectacular, las zapatillas de marca, tabletas y celulares sofisticados.


Preocupante es el círculo vicioso que se establece: padres que no cuentan con muchos recursos realizan grandes sacrificios porque sus hijos “no pueden ser menos que nadie”.


Más preocupante todavía: los niños llegan a asumir con naturalidad la lógica de que vale más quién más tenga… y puede llegar a suceder que un estudiante con excelentes resultados académicos sea subvalorado por sus compañeros porque no use la mochila de moda o porque calce zapatos sencillos.


El reconocimiento en las instituciones educativas tiene que estar ligado al desempeño escolar, no a elementos accesorios. Hay que estimular el estudio, la disciplina, el entusiasmo ante las actividades deportivas y culturales, los vínculos con otras instituciones comunitarias.


Los maestros tienen un rol importante en ese sentido. Pero no solo, ni siquiera sobre todo, los maestros. La clave está en la familia.


Obviamente, es legítimo y hasta necesario que los padres se interesen porque sus hijos vayan a la escuela con todo lo que necesiten; lo improcedente es que actúen como si pasillos, terrenos deportivos y aulas fueran pasarelas para mostrar lujos y privilegios.


A la escuela se va a estudiar, a formarse en valores, a intercambiar en igualdad con otros niños, a crecer…


Tienda y escuela no son conceptos equiparables.

Visto 1002 veces

Caso cerrado es uno de los más populares programas de televisión en América Latina y también en Cuba. Cuestionado por la veracidad de los casos que presenta, su conductora lo ha defendido por su mensaje…

Hubo un tiempo en que era habitual ver a las personas sentadas en los parques leyendo libros… ahora es natural verlas “leyendo” en sus celulares.

Comentarios  

 
#4 MARYESTO 02-09-2019 19:09
Buen tema, ustedes no saben cuanto me gaste en sofrideras, delantales, figuras geometricas, forros para las libretas y libros, mochilas, zapatillas, y no menos importante garantizar las meriendas de mis nietos, son 2 con cuyos padres no puedo contar, me las vi negras. La educacion en Cuba es gratis, segun la ley, y yo me pregunto, Por que hay que comprar tantas cosas que piden que el niño debe tener para comenzar el curso escolar, los cuentas propistas gozan con esto, la sofridera 5 cuc, el delantar 3 cuc, las figuras geometricas 5 cuc el juego completo, los zapatos otra odicea, en las tiendas del estado no hay, hay que ir a los privados, los tenis de mi nieto 15 cuc, los de mi nieta 25 cuc, sinceramente el inicio del curso escolar sera una fiesta para el gobierno pero para mi es un infierno, porque no hay de donde sacar les digo mas no fui ni un dia a los carnavales de matanzas porque no tenia ni para una cerveza, y es muy cierto que en MATANZAS, PORQUE TRABAJAN EN VARADERO, Y NO PRECISAMENTE DEL SALARIO QUE TODO EL MUNDO SABE QUE ES MUY BAJO, SE creen que tienen a dios cogido de la barba, PRESENTAN A SUS HIJOS QUE PARECEN QUE VAN PARA EL COSMOS EN VEZ DE A UNA ESCUELA, y no lo digo como envidia, a que dios se lo dio San pedro se lo vendiga, pero no es el caso de todos y no quieren darse cuenta, ayer llamaron a mi casa, Hay que llevar refresco gaseado de la shopin para la fiesta de las 2 pm, de donde lo voy a sacar. En mi tiempo era todo tan distinto, ya tengo 54 años y recuerdo muy bien desde que entre a prescolar hasta que me gradue en la URSS, NO, NO ES MENTIRA, YO SI ME ACUERDO, y eso no pasaba, contratar repasadores, nunca, las clases tenian tanta calidad que no hacia falta, la competencia entre alumnos a ver quien sacaba mejor nota, la disiplina en el aula, el interes por aprender, por salir lo mejor posible, las aspiraciones, eran otros tiempos que por el bien del pais deberian volver. La culpa no la tiene el estado del todo, si no de estos padres modernos, que pensando que dandole lo mejor segun ellos a sus hijos, van a salir estudiosos y sacrificados. Mentira, si no le inculcas a tus hijos desde el principio que hay que esforzarce, que hay que sacrificarce, que nada llega del cielo, que lo que se obtiene debe llegar por el esfuerzo personal, no estamos enseñandole nada a nuestros hijos.
Este tema deberia ser mas tratado en los medios de comunicacion, incluso dedicarle hasta una mesa redonda, Valores, es lo que hay que inculcar, no pacotilla.
 
 
#3 Jorge Martín Guerra 01-09-2019 15:00
Saludos. Maravilloso articulo, estoy totalmente de acuerdo con Yuris. La escuela no es una pasarela. Es verdad Roberto, los zapatos se compran en las tiendas en CUC, pero no hay que exagerar con los artículos que el niño lleve a la escuela para definir que es hijo de "papá"; así no sentirá diferente y los otros, quizá con mejor rendimiento academico, iguales al tuyo.
 
 
#2 Roberto 30-08-2019 10:22
¿Donde compramos los zapatos tan necesarios para asistir a tan importante acontecimiento que es el visitar un aula para elevar el coeficiente intelectual sino en las tiendas en CUC?, ¿por que n facilitar a los padres la compra de calzados donde adquirimos los uniformes y asi lograr mayor equidad?, este artículo está muy bien redactado y es bueno que se reflexione sobre tan importante tema.
 
 
#1 Adversario 29-08-2019 21:25
Nada, una vez mas la dichosa piramide invertida que no se cuando se le dara solucion siempre con su consigna futurista (vamos resolver) y no aparece la palabra resolvimos
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar